Guterres condena la muerte de cuatro 'cascos azules' en un ataque en el centro de Malí

António Guterres
NACIONES UNIDAS
Publicado 01/03/2018 4:18:22CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha condenado este miércoles el ataque en el centro de Malí en el que han muerto cuatro 'cascos azules' de nacionalidad bangladeshí.

En su comunicado, ha expresado sus condolencias a los gobiernos de Bangladesh y Malí, así como a los familiares de las víctimas, al tiempo que ha deseado una rápida recuperación a los heridos.

Asimismo, ha resaltado que los ataques contra los 'cascos azules' de Naciones Unidas podrían constituir un crimen de guerra, antes de recalcar que los responsables deben ser detenidos y juzgados.

"Estos actos cobardes no acabarán con la determinación de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) para apoyar a las autoridades de Malí en sus esfuerzos para proteger a los civiles y ayudar al pueblo maliense en su búsqueda de paz y estabilidad", ha zanjado.

El ataque ha tenido lugar este miércoles en torno a las 14.00 (hora local) en el eje que conecta las localidades de Boni y Douentza, ha informado la misión en un comunicado en el que no ha aclarado la nacionalidad de los fallecidos.

El jefe de la MINUSMA, Mahamat Saleh Annadif, ha expresado su "consternación" por estos hechos y ha defendido el compromiso del contingente internacional para seguir con la misma "determinación" el mandato que tiene para tratar de reforzar la seguridad, pese a que "los terroristas multiplican sus ataques de una bajeza incalificable".

Este incidente se suma a otro ocurrido el martes y que se saldó con la muerte de al menos seis militares malienses por la explosión de una mina al paso de su vehículo por la localidad de Dioura (centro). El responsable de la MINUSMA ha trasladado también su pésame al Gobierno de Malí por este ataque.

Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría de los ataques, si bien los últimos atentados han sido perpetrados por la coalición yihadista Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes.

Esta coalición yihadista surgió en marzo de 2017 a raíz de la unión bajo la égida de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) de los grupos Ansar Dine, el Frente de Macina y Al Murabitún, este último encabezado por el destacado yihadista argelino Mojtar Belmojtar.

El norte de Malí es una región convulsa con presencia de tropas francesas desde la revuelta tuareg de 2013, que rápidamente fue secuestrada por grupos yihadistas, lo que provocó la intervención militar de París en su antigua colonia. La inestabilidad se ha extendido en los últimos meses hacia la zona centro del país.

Diversos grupos armados han ejecutado en los últimos meses varios ataques en Malí, siendo uno de los más graves un atentado suicida ejecutado en enero de 2017 contra una base militar de Gao, en el que murieron al menos 77 soldados y miembros de milicias firmantes del acuerdo de paz.