Hadi nombra al hijo mayor de Salé y ex comandante de la Guardia Republicana embajador en EAU

Actualizado 20/05/2013 4:16:27 CET

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente yemení, Abdo Rabbo Mansour Hadi, ha nombrado a Ahmed Alí Salé, hijo mayor de su antecesor en el cargo, Alí Abdulá Salé, y ex comandante de la extinta Guardia Republicana, embajador en Emiratos Árabes Unidos (EAU).

La ceremonia se ha celebrado este domingo en el Palacio Presidencial de Saná ante la presencia de Hadi, del ministro de Exteriores, Abu Bakr al Qirbi, y del presidente emiratí, Jalifa bin Zayed al Nahyan.

Al Nahyan ha deseado buena suerte al hijo del ex presidente yemení y ha subrayado la importancia de este nombramiento para el mantenimiento de las buenas relaciones entre los dos países, de acuerdo con el diario 'Yemen Post'.

Ahmed fue comandante de la Guardia Republicana, la fuerza de élite de Yemen, a la que las organizaciones humanitarias acusan de llevar a cabo las peores matanzas durante las protestas populares de 2011, que llevaron a la caída del régimen de Salé.

En los meses siguientes a la salida de su padre del poder, Ahmed protagonizó varias sublevaciones contra Hadi por su intención de reformar las Fuerzas Armadas, llegando incluso a tomar el aeropuerto internacional de Saná.

Fuentes de la familia Salé y de su partido político, el Congreso General del Pueblo (CGP), han revelado que Ahmed podría ser candidato a las elecciones presidenciales que se celebrarán en 2014. Por su parte, fuentes gubernamentales han subrayado que Hadi prolongará su mandato, si la Conferencia Nacional fracasa.

Desde el pasado 19 de marzo, las fuerzas yemeníes están inmersas en una Conferencia Nacional, como parte del acuerdo del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que puso fin a un año de protestas populares contra el Gobierno de Salé y sentó las bases de la transición política.

El principal objetivo de la Conferencia Nacional es que las fuerzas yemeníes lleguen a un acuerdo inclusivo para redactar una Constitución, que debería estar lista este año, y dar lugar a la celebración de elecciones presidenciales y legislativas en 2014.

Se espera también una respuesta consensuada a las aspiraciones secesionistas de las provincias meridionales, a la reparación de las víctimas de la guerra de Saada (2004), a los derechos de las mujeres y a las reformas gubernamentales para combatir la corrupción.