El hambre se ceba con los países en guerra

Campamento de desplazados en Kelbit, en Idlib
REUTERS / OSMAN ORSAL
Publicado 29/01/2018 21:19:37CET

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La inseguridad alimentaria sigue siendo una tónica de los países castigados por los conflictos armados, según un informe de Naciones Unidas que sitúa a Yemen, Sudán del Sur y Siria como las naciones más afectadas en la actualidad por situaciones de hambre extrema.

Según los datos divulgados por la ONU en octubre de 2017, 815 millones de personas pasan hambre en el mundo, frente a los 777 millones registrados un año antes. La mayoría de estas personas, 489 millones, viven en países afectados por un conflicto.

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han repasado la situación de 16 países en un informe remitido al Consejo de Seguridad y en el que concluyen que las guerras siguen siendo un factor clave para el repunte de los niveles de inseguridad alimentaria en todo el mundo.

De los países analizados, en Yemen, Sudán del Sur, Siria, Líbano, República Centroafricana, Ucrania, Afganistán y Somalia presentan las peores cifras, ya que en ellos al menos una cuarta parte de la población vive en niveles considerados de crisis o emergencia.

En el caso de Yemen, el porcentaje de personas afectadas por una situación de hambre aguda llega al 60 por ciento, lo que supone un total de 17 millones de personas. Para Sudán del Sur, el dato es del 45 por ciento, mientras que tanto en Siria como Líbano la proporción ronda el 33 por ciento, en este último caso por la acogida de un gran número de refugiados sirios.

La FAO y el PMA han recordado en su informe que, en escenarios de este tipo, la ayuda humanitaria es vital para la supervivencia de miles de personas.