Hariri corre una maratón en Beirut y compara la prueba con la formación de Gobierno

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Hariri corre una maratón en Beirut y compara la prueba con la formación de Gobierno

El primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri, en una maratón en Beirut
MOHAMED AZAKIR (REUTERS)
Publicado 14/11/2016 6:01:53CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri, ha participado este domingo en una maratón en la capital, Beirut, donde ha comparado la carrera con la formación del nuevo Gobierno.

"Hay también una maratón para formar Gobierno", ha dicho, agregando que "se está compitiendo por los ministerios", según ha informado el diario local 'An Nahar'.

En total, más de 47.200 personas han participado en la maratón por las calles de Beirut, entre ellos 3.500 extranjeros.

Hariri ha mostrado en los últimos días su optimismo respecto a la posibilidad de que el nuevo Ejecutivo sea pactado "pronto", si bien las principales dificultades giran en torno a la distribución de las carteras de Finanzas, Defensa y Energía.

La elección de Aoun para la Presidencia, tras más de dos años de vacío en el cargo, vino seguida por el nombramiento de Hariri para encabezar el nuevo Ejecutivo.

Sin embargo, en una muestra de que el proceso de formación de Gobierno podría no ser fácil, los parlamentarios del partido-milicia chií Hezbolá decidieron no respaldar su candidatura al puesto de primer ministro.

Hariri fue primer ministro de 2009 a 2011 y su apoyo a Aoun fue fundamental para dar luz verde al nombramiento de éste como presidente, tras más de dos años con la jefatura del Estado vacante por la salida del anterior mandatario, Michel Suleiman.

Los juegos de alianzas políticas en Líbano habían complicado la sucesión de Suleiman, llevando al país a sufrir el vacío presidencial más largo en su historia, si bien la situación no ha derivado en un conflicto armado, tal y como ocurrió en 1988 y en 2008.

En las dos ocasiones anteriores, las diferencias a la hora de seleccionar al presidente se saldaron con acuerdos regionales, una opción que parecía distante ahora debido a la inestabilidad que sufre Oriente Próximo.

El sistema político libanés contempla que la Presidencia del país debe ser ocupada por un cristiano, mientras que el primer ministro debe ser suní y el presidente del Parlamento, chií.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies