Hezbolá niega que sus combatientes hayan participado en los enfrentamientos de los últimos días en Arsal

Hasán Nasralá
SHARIF KARIM / REUTERS
Actualizado 07/07/2015 9:36:11 CET

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El partido-milicia chií libanés Hezbolá ha negado este martes que sus combatientes hayan participado en los enfrentamientos registrados en los últimos días entre el Ejército y milicianos islamistas suníes en los alrededores de la localidad de Arsal, ubicada cerca de la frontera con Siria.

"Lo que está pasando en el terreno, como la situación militar, la protección de los ciudadanos y la lucha contra los grupos terroristas es responsabilidad exclusiva del Ejército", ha dicho el grupo a través de un comunicado.

"Hezbolá no ha intervenido en lo que está pasando en Arsal", ha agregado, antes de alabar "la postura firme adoptada por el Gobierno a la hora de hacer frente al terrorismo", según ha informado el diario libanés 'An Nahar'.

El alto el fuego que habían acordado mantener este martes el Ejército libanés y las milicias islamistas presentes en la ciudad de Arsal, en la frontera con Siria, ha saltado por los aires y las dos partes han reanudado los combates que iniciaron el sábado.

El alto el fuego, en vigor desde las 19.00 (18.00 hora peninsular en España) fue concebido para un periodo inicial de 24 horas. El objetivo era permitir que los mediadores investigasen el paradero de 22 soldados desaparecidos y que decenas de miles de civiles atrapados por los choques pudiesen acceder a ayuda humanitaria.

Una fuente de los servicios de seguridad ha explicado a la agencia Reuters que las autoridades dieron por rota la tregua después de que un posición del Ejército fuese atacada.

Los enfrentamientos comenzaron el pasado sábado, después de que las fuerzas libanesas arrestasen a un comandante islamista popular entre los rebeldes locales y que había cruzado varias veces la frontera con Siria. Poco después de la detención, hombres armados comenzaron a atacar a las fuerzas seguridad.

Al menos 16 soldados libaneses han fallecido en los últimos días en Arsal y sus alrededores. Aunque no existe un balance oficial de víctimas civiles, fuentes de seguridad y un médico han reconocido que podría haber decenas de muertos.

Este martes, los islamistas habían liberado a tres policías que mantenían retenidos, en un gesto de buena voluntad para respaldar la mediación emprendida por clérigos suníes. Alrededor de 40 miembros de las fuerzas de seguridad permanecerían todavía secuestrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies