Hezbolá ve "un deber nacional" para defender las ciudades fronterizas

Actualizado 23/04/2013 7:28:52 CET

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El vicepresidente del consejo ejecutivo del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Nabil Kauq, ha manifestado este lunes que la intervención de la formación en el conflicto sirio "es un deber nacional y moral para la defensa de los libaneses que residen en las localidades fronterizas".

   "A los que nos piden que abandonemos a nuestros hermanos de las localidades fronterizas víctimas de muertes, secuestros, masacres y expulsiones les pregunto: ¿Podemos hacer a los libaneses rehenes de esta situación? ¿Podemos abandonarles a su suerte?", ha manifestado.

   "Los mártires de Hezbolá son los mártires de la patria, ya que defendieron a sus compatriotas libaneses", ha agregado durante un acto en la localidad de Mayfadune (sur), en el marco de una ceremonia en conmemoración de Abbas Rihane, un combatiente de Hezbolá que falleció en Siria hace siete días.

   Por ello, Kauq ha solicitado "a los adversarios de Hezbolá que cesen de manchar la imagen de estos mártires y que dejen de utilizar los cambios en Siria para modificar la ecuación interna (en Líbano) a su favor", según ha informado el diario libanés 'L'Orient le Jour'.

   Este mismo lunes, el nuevo líder de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS), George Sabra, ha reiterado la demanda de la formación al Gobierno libanés para que asegure la frontera y haga frente a las incursiones de miembros de Hezbolá.

   Hezbolá ha mantenido durante el conflicto en Siria su apoyo al presidente sirio y ha abogado públicamente por la resolución política del conflicto y por la introducción de reformas democráticas en el país.

   El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos ha indicado en varias ocasiones en las últimas fechas que los soldados sirios están recibiendo ayuda de Hezbolá, una denuncia que ha sido formulada en reiteradas ocasiones por el Ejército Libre Sirio (ELS), que aglutina a gran parte de los grupos opositores armados que combaten contra las fuerzas de seguridad.

   La semana pasada, el ELS acusó a Hezbolá de desplegar miles de combatientes en Damasco y en la frontera entre ambos países. El portavoz del Estado Mayor Conjunto del ELS, Abdul Hamid Zakaria, apuntó que más de 2.000 integrantes de la formación combaten junto a las fuerzas de seguridad en Damasco y que alrededor de 3.500 se encuentran en la frontera.

   En respuesta, el presidente de Líbano, Michel Suleiman, pidió a todas las facciones políticas del país que mantengan su compromiso con la Declaración de Baabda, en la que se acordó que el país mantendría una política de disociación en los conflictos regionales, al tiempo que solicitó a Naciones Unidas y a la Liga Árabe que protejan Líbano de las repercusiones de la crisis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies