El hijo del shá iraní depuesto en la Revolución Islámica pide ayuda a Italia para defender a un activista

Reza Pahlavi
REUTERS
Actualizado 10/08/2016 6:22:45 CET

ROMA, 10 Ago. (Reuters) -

El hijo del depuesto shá iraní, Reza Pahlavi, ha pedido al primer ministro de Italia, Matteo Renzi, que intervenga para ayudar a un activista encarcelado en Italia a que éste no sea extraditado, ya que asegura que en caso de llegar a Irán corre el riesgo de ser ejecutado.

Pahlavi, hijo del shá que fue derrocado durante la Revolución Islámica de 1979 en Irán, ha escrito este lunes a Renzi, dos días después de que el activista, Mehdi Josravi, fuera detenido en un hotel en Lecco, cerca del lago Como, en la región italiana de Lombardía.

La Policía de Lecco dijo en un comunicado que había ejecutado una orden de detención internacional emitida por el Gobierno iraní con el objetivo de extraditar al activista,d e 37 años, por "un delito de corrupción".

Pahlavi ha publicado la carta a Renzi, escrita desde su oficina de París, en una cuenta de Twitter en la que se define a sí mismo como un "defensor del secularismo y de la democracia parlamentaria en Irán". "Cualquier intento de provocar el regreso del señor Josravi a Irán llevará a su encarcelamiento, tortura y posible condena y ejecición como opositor político del régimen", se puede leer en la misiva.

El hijo del shá ha explicado que Josravi ha estado viviendo en Reino Unido como refugiado político desde su huida de la República Islámica poco después de 2009, después de las manifestaciones y el levantamiento en torno a las elecciones de 2009.

"La importante cuestión humanitaria exige tu indispensable intervención para que el señor Josravi pueda regresar a Reino Unido", ha pedido el hijo del sha. Un portavoz de Renzi ha dirigido una petición de comentarios al Ministerio de Exteriores italiano, a la que se ha negado.

La aplicación de la pena de muerte en Irán, que siempre ha provocado críticas por parte de organizaciones en defensa de los Derechos Humanos, se incrementó el año pasado, según Naciones Unidas, quien contabilizó cerca de 1.000 ejecuciones.

El juez responsable de la investigación preliminar todavía tiene que formalizar la detención de Josravi, según ha confirmado el diario italiano 'Il Corriere della Sera' este martes.