El fiscal general de EEUU amenaza con desmantelar la Policía de Ferguson

Protestas en Ferguson por la muerte de un joven negro
JIM YOUNG / REUTERS
Publicado 07/03/2015 0:58:33CET

WASHINGTON, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, ha dicho este viernes que el Departamento de Justicia estadounidense está preparado para "desmantelar" la Policía de Ferguson, en el estado de Misuri, tras denunciar que existe un "sesgo racial" en las actividades que vienen realizando, en el marco de una polémica surgida tras la muerte a manos de un agente del joven negro Michael Brown, que se encontraba desarmado.

En declaraciones a la prensa, Holder se ha mostrado "sorprendido" por los datos que la investigación ha puesto al descubierto, y ha añadido que hará todo lo necesario para hacer frente a los prejuicios raciales y otras cuestiones sistémicas dentro de las fuerzas del orden, llegando incluso a desmantelar el Departamento de Policía de Ferguson "si fuese necesario".

"Estamos dispuestos a utilizar todos los poderes que tenemos para asegurar que la situación cambiará allí. Trabajaremos con ellos para dar con una estructura completamente nueva", ha señalado el fiscal, en unas declaraciones que publica el diario estadounidense 'The Washington Post'.

Holder ha insistido en que está "conmocionado" por el número de personas que fueron "maltratados por el Departamento", así como por la "amplitud de los abusos", después de que estas prácticas fuesen denunciadas el pasado miércoles en un informe presentado por el Departamento de Justicia.

El funcionario estadounidense ha señalado que cree que lo que pasó en Ferguson es una "anomalía", pero espera que las agencias policiales de todo el país estén "prestando atención", ya que ha incidido en que se va a asegurar de que lo que sucedió en Ferguson "no volverá a suceder en ninguna otra parte del país".

Toda la polémica se originó el pasado mes de agosto, cuando un agente de policía blanco de Fergurson, Darren Wilson, disparó a un joven de 18 años de edad, Michael Brown, que era negro y se encontraba desarmado. Brown murió en el acto, lo que provocó meses de protesta y un debate nacional sobre el comportamiento racista de la Policía.

DOS AGENTES RENUNCIAN Y OTRO ES DESPEDIDO

Este viernes dos agentes de Policía de Ferguson, Rick Henke y William Mudd, que habían sido suspendidos el pasado miércoles por enviar correos electrónicos racistas, han anunciado que renuncian al cargo, por lo que se eleva a tres el número de policías del Departamento que dejan el cuerpo, después de que otro de ellos fuese despedido a raíz del incidente.

El alcalde de Ferguson, James Knowles, ya advirtió el pasado miércoles de que este tipo de comportamientos "no será tolerado" ni en el Departamento de Policía de Ferguson ni en ningún otro departamento, tal y como informó la cadena estadounidense NBC.

Estos correos electrónicos escritos por policías estaban cargados de prejuicios raciales. Uno escrito en el año 2008 decía que el presidente, Barack Obama, no podría seguir en el cargo mucho tiempo ya que "los negros mantienen su trabajo estable sólo cuatro años".

"Tenemos que hacerlo mejor, no sólo como ciudad, sino también como estado y como país", dijo Knowles en una breve rueda de prensa con los periodistas, en la que no ha aceptado preguntas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies