Un hombre alertó de que la familia que murió al caer su vehículo por un acantilado en EEUU abusaba de sus hijos

Vehículo de la Patrulla de Caminos de California
REUTERS
Actualizado 13/04/2018 12:23:15 CET

WASHINGTON, 13 Abr. (Reuters/EP) -

Un hombre cuya hija vivía al lado de la familia que murió después de que el vehículo en el que viajaban cayera por un acantilado en el condado de Mendocino, en el norte del estado de California, advirtió a las autoridades hace cuatro meses de que los seis hijos adoptados de la familia estaban siendo "muy maltratados", según una grabación de una llamada al teléfono de emergencias estadounidense.

Se cree que Jennifer Hart, de 38 años, conducía el todoterreno ligero en el que viajaba junto con su mujer, Sara Margaret Hart, también de 38 años, y sus seis hijos adoptados. Los cuerpos de las dos mujeres y de tres de los seis menores fueron hallados del interior del vehículo. Los otros tres menores no han sido encontrados aún, por lo que las autoridades han señalado que se encuentran desaparecidos.

Steve Frkovich, cuya hija, Dana DeKalb, vivía al lado de Harts, llamó al teléfono de emergencias de Estados Unidos para denunciar su preocupación por abuso infantil.

Frkovich aseguró que Hannah Hart, de 16 años, había huido de su casa a las 2 de la madrugada y le había rogado a su hija que la escondiera, según una grabación de la llamada divulgada el miércoles por la Agencia Regional de Servicios de Emergencia de Clark en el estado de Washington.

"Hay algunos niños que siento que están siendo muy maltratados", señaló Frkovich.

La llamada de Frkovich fue al menos el cuarto informe de sospecha de abuso infantil en la familia Hart en los últimos siete años cuando la familia se trasladó a tres estados.

Frkovich informó de que su hija avisó a las madres de Hannah Hart sobre su hija y que todos los demás niños se acercaron y dijeron que todo estaba bien.

"Todos estaban en posición firme, como si tuvieran miedo", señaló Frkovich. "Creo que algo muy serio está pasando", aseveró.

El 23 de marzo, DeKalb notificó al Departamento de Servicios Sociales y de Salud del Estado de Washington que creía que los niños estaban siendo maltratados. Hannah aseguró a DeKalb que sus madres eran "racistas" y que le "azotó con cinturones".

Contador