El hombre hospitalizado tras entrar en contacto con un agente nervioso en Amesbury recupera la consciencia

Policías en una zona acordonada de Amesbury
REUTERS / HENRY NICHOLLS
Publicado 10/07/2018 18:51:48CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El hombre hospitalizado tras entrar en contacto con un agente nervioso en la localidad británica de Amesbury ha recuperado la consciencia tras "una pequeña pero significativa mejora", según fuentes hospitalarias.

Lorna Wilkinson, directora de enfermería en el Hospital de Distrito de Salisbury, ha resaltado que Charlie Rowley "se encuentra en estado crítico pero estable, y ahora está consciente", tal y como ha recogido el diario local 'The Telegraph'.

"Estas son buenas noticias", ha dicho, si bien ha recalcado que "sigue encontrándose mal y sigue requiriendo una atención especializada las 24 horas del día en el Hospital de Distrito de Salisbury".

La Policía Antiterrorista de Reino Unido aclaró el lunes que los investigadores aún no han podido determinar si el agente nervioso que se usó para envenenar al ex espía rusa Sergei Skripal y su hija Yulia el pasado mes de marzo en Salisbury es el mismo con el que se contaminaron dos personas en Amesbury, una de las cuales falleció durante el fin de semana.

"En este momento, (los detectives) son incapaces de decir si el agente nervioso encontrado en este incidente está vinculado al ataque contra Sergei y Yulia Skripal", dijo Neil Basu, del cuerpo de seguridad, en declaraciones a los medios de comunicación.

Basu aseguró que "los detectives seguirán su meticuloso trabajo para reunir todas las pruebas disponibles para que podamos entender cómo dos ciudadanos quedaron expuestos a una sustancia letal que trágicamente le costó la vida" a uno de los infectados en Amesbury, Dawn Sturgess, de 44 años.

La muerte de Sturgess, afirmó Basu, "servirá para fortalecer nuestra determinación para identificar y llevar ante la Justicia a la persona o las personas responsables de lo que solo puedo describir como un acto de barbarie".

Sturgess y su pareja, Rowley, cayeron enfermos el pasado 30 de junio en la localidad de Amesbury, cercana a Salisbury, por manipular un objeto contaminado con un agente nervioso que se sospecha que sería Novichok, una sustancia de origen soviético empleada con los Skripal.

Reino Unido acusó a Rusia del ataque a los Skripal desatando una crisis diplomática entre Moscú y los países occidentales. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, se ha apresurado a desvincular al Gobierno de Vladimir Putin del incidente en Amesbury y ha advertido a Downing Street de que exigirá pruebas de cualquier nueva acusación.