Los hospitales sirios están desbordados y casi sin recursos

Un niño afectado por un ataque de gas de cloro
DEFENSA CIVIL DE SIRIA
Publicado 06/06/2015 19:42:11CET

Un ataque en Idlib ha dejado una gran cantidad de muertos y heridos

MADRID, 6 Jun. (EDIZIONES) -

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado de la necesidad urgente de un aumento de asistencia para los médicos sirios que se encuentran en primera línea de la guerra. Según ha informado, los hospitales no están capacitados para atender a un número amplio de heridos y carecen de los recursos necesarios para curar complicaciones de tipo neurológico o vascular.

En el último mes la situación ha sido especialmente grave en el norte del país, donde los hospitales de MSF han tenido que hacer frente a tres ataques con gas de cloro o a un violento bombardeo en el centro de una localidad de Idlib.

El pasado jueves un avión militar lanzó tres misiles contra el centro de una localidad de la provincia de Idlib y causó una masacre con al menos 130 heridos que tuvieron que ser atendidos en un hospital respaldado por MSF.

El director del hospital, que ha solicitado permanecer bajo anonimato por razones de seguridad, ha relatado cómo apenas unos minutos después del ataque, se vieron desbordados por los heridos que comenzaron a llegar.

Los cuerpos estaban por todas partes, en las mesas, en la entrada, en el suelo. El personal médico y los voluntarios se repartieron entre los heridos, haciendo lo que podían. "Sólo podíamos atender a 80 pacientes y tuvimos que echar a 50 personas porque no teníamos capacidad suficiente para tratar este tipo de heridas. Sólo estamos capacitados para tratar heridas de metralla, casos ortopédicos y amputaciones", ha afirmado el director. "Por desgracia no pudimos atender a los heridos con complicaciones neurológicas o vasculares por la falta de recursos y de material especializado", ha añadido.

"GRAN HORROR"

El director de operaciones de MSF, Bart Janssens, ha expresado que no puede ni imaginar "el gran horror que tuvieron que vivir los médicos y enfermeras de ese hospital". "Sabemos por experiencia que la llegada de 40 pacientes a un hospital bien equipado y con el personal adecuado supone un tremendo reto, pero en este ataque han llegado el doble en pocas horas y en un hospital improvisado con un equipo médico limitado", ha explicado Janssens.

En la situación en la que se encuentra Siria, MSF y otras organizaciones médicas sólo pueden llevar a cabo actividades médicas en unas cuantas áreas donde la libertad de movimiento y actuación puede negociarse con los grupos armados. Sin embargo, con atrocidades cometidas como bombas de barril, ataques con misiles o químicos casi a diario, es necesaria una asistencia medica más ágil y flexible.

"Proporcionar ayuda a Siria es posible aún pero la situación es increíblemente complicada", ha afirmado Janssens. "Es necesaria una asistencia flexible e innovadora. Renunciar a dar la cara en la adversidad no es una opción para nosotros; continuamos dando asistencia médica a los sirios como estamos haciendo ahora con más de un centenar de hospitales y puestos sanitarios que reciben asistencia de emergencia, también en áreas cercadas", ha expresado.