HRW advierte de que Israel podría haber cometido crímenes de guerra en las protestas de Gaza

Manifestante palestino herido en Gaza
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Publicado 13/06/2018 11:07:35CET

Denuncia que las fuerzas israelíes hicieron uso de fuerza letal contra manifestantes que no suponían una amenaza inminente

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad israelíes podrían haber cometido crímenes de guerra en su respuesta a las protestas palestinas en la frontera de la Franja de Gaza ante el uso repetido de la fuerza letal contra manifestantes que no planteaban a ninguna amenaza inminente para la vida de sus efectivos, ha advertido este miércoles Human Rights Watch (HRW).

"El uso de fuerza letal por parte de Israel cuando no había una amenaza inminente para la vida se ha cobrado un duro peaje en vidas y heridos", ha denunciado la directora para Oriente Próximo de HRW, Sarah Leah Whitson. Al menos 118 palestinos, entre ellos 14 menores, han muerto y varios miles han resultado heridos en la represión de las protestas que comenzaron el pasado 30 de marzo como preludio del aniversario de la creación del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948.

"La comunidad internacional tiene que poner fin al antiguo manual, en el que Israel lleva a cabo investigaciones que principalmente blanquea la conducta de sus tropas y Estados Unidos bloquea la rendición de cuentas a nivel internacional con su veto en el Consejo de Seguridad, y en lugar de ello imponer costes reales para tal flagrante falta de respeto de las vidas palestinas", ha reclamado.

En este sentido, la ONG ha defendido que la Asamblea General de la ONU debería apoyar una resolución que llama a explorar medidas para garantizar la protección de los palestinos en Gaza y una investigación por parte de la ONU sobre todas las violaciones y abusos que identifique a los oficiales israelíes responsables de las órdenes de abrir fuego de forma ilegal.

Igualmente, HRW considera que las muertes de manifestantes palestinos subrayan la necesidad de que el Tribunal Penal Internacional (TPI) abra una investigación formal sobre la situación en Palestina, así como de que otros países impongan sanciones selectivas contra los oficiales de las continuadas y graves violaciones de los Derechos Humanos.

TESTIGOS DE LOS HECHOS

HRW ha entrevistado a nueve personas que fueron testigos del disparo contra manifestantes por parte de las fuerzas israelíes el 14 de mayo, cuando hubo más de 60 muertos --el día con el balance de víctimas más elevado--, y a otro que vio cómo moría disparado un periodista el 6 de abril.

Siete de estos testigos, ha explicado la organización en un comunicado, no solo vieron disparar a manifestantes sino que ellos mismos resultaron heridos por disparos. Seis de ellos han contado que estaban a 200 o 300 metros de la doble valla que separa la Franja de Israel en buena parte de la frontera cuando el 14 de mayo las fuerzas israelíes dispararon contra ellos con munición real. Entre las víctimas, según HRW, había periodistas, miembros de protección civil y voluntarios intentando evacuar a los heridos, además de un niño que huía de las vallas.

Los entrevistados han contado que la mayoría de los disparos realizados por las fuerzas israelíes de los que fueron testigos iban dirigidos a las piernas, pero también han descrito siete casos en los que dispararon contra manifestantes que no suponían ninguna amenaza inmediata en la parte superior del cuerpo, lo que indicaría que "los soldados israelíes podrían pretender matarlos".

Uno de los testigos ha señalado que fue disparado por la espalda a unos 200 metros de la valla y otro que vio a un hombre de unos 50 años disparado en la cabeza mientras se acercaba a la valla con una bandera palestina.

Sus relatos, junto con fotografías y vídeos, "muestran una pauta por parte de las fuerzas israelíes de disparar contra personas que no planteaban una amenaza inminente para la vida con munición real", ha sostenido HRW.

Así las cosas, HRW ha sostenido que "Israel debería pagar una compensación adecuada en todos los casos en los que sus fuerzas dispararon de forma ilegal a personas o mataron a sus familiares", tras subrayar que las autoridades israelíes, incluido el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, "aparentemente dieron luz verde al uso de munición real contra los manifestantes".