HRW denuncia que Estados Unidos encierra a los inmigrantes en celdas de detención a temperaturas heladas

Foto de archivo de un agente de fronteras de Estados Unidos
REUTERS / EARNIE GRAFTON
Actualizado 28/02/2018 13:11:56 CET

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Miembros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) encierran habitualmente en celdas de detención a baja temperatura a los inmigrantes que atrapan en la frontera o cerca de ella, incluyendo a menores, según ha denunciado Human Rights Watch (HRW).

En la investigación 'En el congelador: las condiciones abusivas en las que se encuentran las mujeres y los niños en las celdas reservadas a inmigrantes en Estados Unidos', la organización ha explicado cómo los agentes les piden a las mujeres y a los niños que se quiten los jerséis y otras prendas de abrigo, supuestamente por razones de seguridad.

Tras eso, los policías les obligan a dormir en celdas de detención a baja temperatura, sobre el suelo, con una manta térmica como única protección, según HRW. Los agentes de inmigración han negado en repetidas ocasiones que las celdas de detención sean frías, pero mujeres y menores inmigrantes han insistido en que la temperatura en estos centros es mucho más baja que en otras instituciones de detención de inmigrantes.

La agencia ha tratado de justificar el hecho de no poner colchones a disposición de las mujeres diciendo que las celdas no están diseñadas para que la gente pase la noche en ellas, aunque casi todas las personas entrevistadas por HRW señalen haber pasado al menos una noche en estas instalaciones.

Al parecer, los agentes tampoco ofrecen jabón y otros artículos de higiene a estas mujeres y a estos menores y muchas veces ni siquiera les permiten ducharse durante su encarcelamiento, de acuerdo con el estudio.

"Estábamos sentados en el suelo de cemento, completamente congelados", ha relatado una mujer a la ONG, que fue detenida junto a su hijo de cinco años tras haber vadeado un río. "Al final, tuve que dormir sentada, con mi pequeño en el regazo, porque no podía dejar que se tumbara en el suelo", ha añadido la mujer.

FAMILIAS SEPARADAS

Y no solo eso. La organización también ha puesto el foco sobre los policías, que suelen separar a los hombres y a los jóvenes de sus familiares en estas celdas y que no permiten que los hombres se reúnan con sus familias cuando son trasladados a prisiones, lo que va en contra de la normativa de la propia agencia.

Para recoger estos datos, HRW ha entrevistado a 110 mujeres y niños. En un comunicado, la organización ha recalcado que todo esto tiene "consecuencias adversas serias para la salud mental, especialmente para aquellos que ya de por sí padecen un trauma". La mayoría de mujeres y niños entrevistados por la organización confesaron que huyeron de sus países natales al convertirse en objetivos de violencia y de persecución.

"Todos los inmigrantes detenidos tienen el derecho a ser tratados con dignidad y humanidad y los menores tienen que tener ciertas garantías", ha manifestado HRW. "Las condiciones en las celdas de detención de inmigrantes violan estándares internacionales, las políticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y probablemente también los términos de varias sentencias federales", según la organización.

"La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza debería asegurarse de que hay condiciones higiénicas en las celdas de detención, que todos los inmigrantes pueden acceder a jabón, duchas, cepillos y pasta de dientes", ha manifestado la ONG y ha añadido que la temperatura de las celdas debería ser la adecuada para que los detenidos estuviesen cómodos.

"Las celdas de detención deberían ser utilizadas solo durante cortos periodos de tiempo. La gente no debería pasar allí la noche, a menos que sea inevitable, excepto con los niños, que no deberían dormir allí en ninguna circunstancia", ha destacado la organización. "La gente que pase la noche en estas celdas debería tener acceso a colchones y mantas", ha zanjado.