HRW denuncia que las indagaciones de EEUU afectan al trabajo de periodistas y abogados

Actualizado 07/07/2015 22:07:46 CET

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las interceptaciones "masivas" a gran escala que el Gobierno estadounidense está llevando a cabo sobre comunicaciones y transacciones electrónicas obstaculizan gravemente el trabajo de periodistas y abogados en ese país, según han señalado un comunicado y un informe adjunto presentados este lunes por Human Rights Watch (HRW) y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles(ACLU, por sus siglas en inglés).

Las organizaciones han afirmado que estas interceptaciones impiden que el pueblo obtenga la información necesaria para hacer que el Gobierno responda de sus actuaciones, además de socavar la libertad de los medios de comunicación y el derecho a la asistencia letrada.

Elaborado a partir de entrevistas "exhaustivas" con periodistas --de medios tales como el New York Times, Associated Press y ABC--, abogados y altos funcionarios del Gobierno estadounidense, este informe de 120 páginas documenta cómo periodistas que trabajan en temas relacionados con la seguridad nacional y abogados están adoptando medidas más complejas a fin de garantizar la seguridad de sus comunicaciones, fuentes y otras informaciones de cara a las interceptaciones del Ejecutivo.

El informe "With Liberty to Monitor All: How Large-Scale US Surveillance is Harming Journalism, Law, and American Democracy" (Con libertad para vigilar a todos: Cómo las interceptaciones masivas en EEUU perjudican el periodismo, el derecho y la democracia estadounidense) afirma que la falta de transparencia y las indagaciones del Gobierno amenazan Derechos Humanos "fundamentales para una democracia plena" como la libertad de prensa, el derecho público a la información y el derecho al asesoramiento letrado.

Según las organizaciones, el resultado de la incertidumbre sembrada en lo referente a la confidencialidad, sobre todo en el ámbito legal, es la erosión de uno de los pilares de la justicia procesal consagrado en las normas de derechos humanos y la Constitución de Estados Unidos. EFECTOS SOBRE LA PRENSA

Alex Sinha, autor del informe, ha remarcado la importancia del trabajo de periodistas y abogados para la democracia. "Cuando su trabajo se ve perjudicado, todos sufrimos las consecuencias", ha añadido.

El comunicado asegura que, aunque Estados Unidos se ha presentado durante mucho tiempo como líder global en lo referente a la libertad de prensa, los periodistas entrevistados han advertido que las incursiones del Gobierno en su trabajo restringen su capacidad para informar sobre asuntos "de gran interés público".

Entre los efectos que las incursiones del Ejecutivo están teniendo figuran, según los periodistas, la negativa de diversas fuentes a conversar sobre temas de interés público que no son confidenciales, por temor a que "el Gobierno revoque sus permisos para acceder a información confidencial", a perder sus empleos y a ser objeto de investigaciones penales. Uno de los periodistas entrevistados ha indicado que "las personas cada vez están más atemorizadas de hablar sobre cualquier cosa".

Las restricciones al contacto entre funcionarios de inteligencia y medios de comunicación y la obligación que pesa sobre los funcionarios a "denunciar a sus pares" que incurran en "comportamientos sospechosos" tales como el filtrado de información, han llevado a los periodistas a aplicar técnicas complejas para intentar proteger las evidencias de su interacción con las fuentes.

Dichas técnicas incluyen el uso del lenguaje encriptado, de ordenadores que no entran en contacto con redes inseguras e Internet, o de teléfonos desechables para comunicarse con las fuentes, además de la interrupción de las comunicaciones electrónicas.

Todo ello tiene como resultado, según las organizaciones, un menor acceso del público a información importante sobre las actividades del Ejecutivo. Además, los medios de comunicación tienen una menor capacidad para seguir de cerca las actuaciones del Gobierno, algo que para los periodistas es signo de que son percibidos como "sospechosos" por el trabajo que desempeñan.

EFECTOS SOBRE EL EJERCICIO LEGAL

En este caso, la vigilancia ejercida por el Gobierno estadounidense ha despertado interrogantes sobre la capacidad de los letrados de cumplir con la responsabilidad legal de garantizar la confidencialidad de la información de sus clientes, algo que, por otro lado, podría dar lugar a medidas disciplinarias desde las organizaciones profesionales y a demandas judiciales, según los responsables del estudios.

A partir de las indagaciones del Ejecutivo, los abogados, sobre todo defensores, tienen mayor dificultad para lograr la confianza de sus clientes y para resguardar su estrategia legal, lo que incide directamente en la posibilidad de una representación eficaz.

Según el comunicado, los abogados necesitan cada vez más adoptar medidas para evitar dejar una huella digital que pueda ser rastreada, lo que hace que muchos de ellos "se sientan frustrados, e incluso ofendidos". "Que ni piensen que voy a empezar a comportarme como un narcotraficante para proteger la confidencialidad de mi cliente", ha dicho uno de los letrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies