HRW denuncia que Irak tiene detenidas a 1.400 extranjeras que se rindieron a Estado Islámico en agosto

Campamento de Hammam al Alil
REUTERS / AZAD LASHKARI
Publicado 20/09/2017 13:07:02CET

Subraya que la legislación iraquí y el derecho internacional no amparan detener a personas por estar casadas con terroristas

BEIRUT, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La organización Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este miércoles que las autoridades iraquíes mantienen detenidas a más de 1.400 mujeres extranjeras y sus hijos que se rindieron al grupo terrorista Estado Islámico a finales de agosto.

HRW ha asegurado que las detenciones son ilegales y que las personas arrestadas no han tenido acceso previo a un juez para evaluar la legalidad de su captura.

Un oficial militar de la Inteligencia iraquí ha asegurado a Human Rights Watch que estas mujeres y los niños están detenidos por "su propia protección".

A finales de agosto, estas mujeres y sus hijos huyeron de la ofensiva militar llevada a cabo contra Estado Islámico para recuperar el control de la ciudad iraquí de Tal Afar y se entregaron a los milicianos kurdos iraquíes (peshmerga), que combate bajo las órdenes del Gobierno regional kurdo.

El Ejecutivo del Kurdistán les acogió temporalmente en un colegio pero luego las puso a disposición de las fuerzas gubernamentales iraquíes, según han contado las propias mujeres y responsables de agencias humanitarias.

Sin embargo, el 17 de septiembre, militares iraquíes y responsables del Ministerio de Transporte llegaron al campo de refugiados de Hamman al Alil, donde se encontraban estas mujeres y niños, y les obligaron a subirse a autobuses para llevárselos.

Estos militares argumentaron que se trataba de órdenes procedentes de Bagdad de trasladar a estas personas a un centro de detención del servicio de Inteligencia en Tal Kayf, según HRW.

Por su parte, la organización no gubernamental Consejo Noruego para los Refugiados ya ha anunciado que no continuará durante mucho más tiempo gestionando el campo de refugiados de Hammam al Alil, controlado por las fuerzas de seguridad iraquíes, porque no se puede considerar un centro de ayuda humanitaria.

"CIENTOS DE NIÑOS CORREN EL RIESGO DE SER ABANDONADOS"

"Irak, los países extranjeros y las organizaciones internacionales no deberían permitir que estos niños queden sin nacionalidad o que sus madres y ellos queden bajo detención sin cargos", ha asegurado el investigador para los derechos de los niños de Human Rights Watch, Bill Van Esveld.

La ONG ha sostenido que las autoridades deberían inculpar a estas personas o liberarles de inmediato, así como confirmar el paradero de al menos 200 hombres y adolescentes varones, muchos de ellos extranjeros, que se entregaron a Estado Islámico durante el mismo periodo.

"Cientos de niños extranjeros corren riesgo de ser abandonados en una zona en decadencia infernal alrededor del centro de una ciudad, sin identidad legal y sin que ningún país esté dispuesto a acogerles", ha añadido Van Esveld.

Human Rights Watch visitó el campo de refugiados de Hammam al Alil y realizó diversas entrevistas a mujeres refugiadas de diversas nacionalidades. Había mujeres de Afganistán, Azerbaiyán, China, Irán, Rusia, Siria, Tayikistán y Turquía.

La agencia de noticias Reuters también informó de la presencia de mujeres argelinas, francesas y alemanas. Algunas de ellas contaban con documento de identidad pero la mayoría no disponía de él.

"EL GOBIERNO IRAQUÍ DEBERÍA GARANTIZAR UNA REPATRIACIÓN SEGURA"

"El Gobierno iraquí debería garantizar (a estas mujeres) una repatriación segura, derecho a asilo o reasentamiento si las liberan, o el derecho a juicios justos en caso de ser condenadas por violar las leyes iraquíes", ha agregado Van Esveld.

Según ha señalado HRW, la mayoría de esas mujeres dijeron que habían viajado desde sus lugares de procedencia a Turquía y que luego había cruzado Siria, antes de entrar en Irak. Así, muchos de los niños, especialmente los más pequeños, han nacido en Irak y sus nacimientos no han sido registrados ni tienen documento de identidad.

"Sería una terrible ironía que niños, que claramente fueron víctimas de Estado Islámico, se vieran obligados a pagar con su futuro por los crímenes de Estado Islámico", ha señalado Van Esveld.

HRW ha explicado que no existe ninguna ley en la legislación legal iraquí que permita detener a personas por estar casadas o ser familiares de milicianos de Estado Islámico.

Según lo establecido por el derecho internacional, las autoridades iraquíes solo podrían detener a los niños como una medida de último recurso. Además, todas las detenciones necesitan tener una base legal clara, se decidirá de forma individual, y a todos los detenidos se les debe llevar ante un juez tan pronto como sea posible para evaluar la legalidad y la necesidad de su detención.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies