HRW denuncia que RDC reclutó a más de 200 antiguos rebeldes del M23 para reprimir las protestas contra Kabila

Miliciano en RDC
REUTERS / JAMES AKENA
Publicado 04/12/2017 19:30:36CET

DAKAR/BRUSELAS, 4 Dic. (Reuters/EP) -

Agentes de las fuerzas de seguridad de República Democrática del Congo reclutaron a más de 200 antiguos rebeldes del Movimiento 23 de Marzo (M23) desde países vecinos para reprimir las manifestaciones contra el presidente del país, Joseph Kabila, a finales del pasado año, según ha denunciado en un informe Human Rights Watch (HRW).

Los combatientes movilizados mataron a al menos 62 personas y arrestaron a cientos durante las protestas que tuvieron lugar en diciembre del año pasado en República Democrática del Congo. Estas manifestaciones se produjeron ante la negativa de Kabila a aceptar el fin de su mandato presidencial y después de que los comicios previstos se retrasaran hasta diciembre de 2018.

De acuerdo con el estudio de HRW, que se basa en los testimonios de agentes congoleños y de miembros del M23, los combatientes fueron movilizados desde Ruanda y Uganda, donde muchos miembros del esta milicia se refugiaron tras su derrota a finales de 2013.

Una vez llegaron a República Democrática del Congo, se les llevó hasta la capital, Kinshasha, y hasta las ciudades Goma y Lumbumbashi. Allí, las fuerzas de seguridad congoleñas les proporcionaron nuevos uniformes y armas y los integraron en la Policía, el Ejército y la guardia presidencial. Tras esto, se les dio órdenes explícitas de hacer un uso letal de la fuerza, permitiéndoles disparar a bocajarro en caso de ser necesario.

Una de las autoras del informe y directora de HRW para África Central, Ida Sawyer, ha indicado que estas "operaciones encubiertas destinadas a reclutar a combatientes de un agresivo grupo armado para acabar con cualquier resistencia muestran lo lejos que están dispuestos a llegar el presidente Kabila y su camarilla para mantenerse en el poder".

AUTORIDADES Y M23 NIEGAN SU IMPLICACIÓN

El jefe de Inteligencia Militar de República Democrática del Congo, Delphin Kahimbi, ha negado haber reclutado a miembros del M23, como ha afirmado HRW, y ha calificado el informe de "ridículo y absurdo". También un portavoz militar de Uganda, Richard Karemire, ha rechazado que se haya reclutado a estos combatientes en su país.

Por su parte, el líder del M23, Bertrand Bisimwa, ha indicado en un comunicado que República Democrática del Congo sí ha movilizado a desertores y a otros miembros expulsados de su organización, aunque en modo alguno el M23 está involucrado en ello.

El Movimiento 23 de Marzo se levantó contra el Gobierno de Kabila en 2012 por cuestiones étnicas y de derechos sobre las tierras y los recursos naturales. El Ejecutivo congoleño prometió otorgar la amnistía para la mayoría de los que huyeron a Uganda y Ruanda una vez que se les derrotó en 2013, si bien este proceso se ha paralizado.

Otros grupos de la oposición también han denunciado la situación que vive este país africano y han pedido que se celebren elecciones libres y democráticas a las que Kabila no se presente.