HRW denuncia que los residentes de Afrín están atrapados y son objeto de saqueos y abusos

Fuerzas apoyadas por Turquía en Afrin
REUTERS / KHALIL ASHAWI
Publicado 08/04/2018 8:48:37CET

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ONG pro DDHH Human Rights Watch ha recibido informaciones de que las fuerzas del Gobierno sirio y los grupos armados afines a Turquía están, en el primer caso, impidiendo la salida de los civiles de la asediada región siria de Afrín, y saqueando sus propiedades en el segundo.

"Los civiles están varados en áreas con alimentos limitados, agua potable y suministros médicos", ha denunciado la ONG en un comunicado enviado este domingo por el que instan al Gobierno sirio a que facilite la libertad de movimiento y la entrega de ayuda, y al Gobierno turco a que ordene inmediatamente el cese de los saqueos en esta región, escenario de una campaña militar de Turquía para acabar con las milicias kurdas que operan cerca de su frontera.

"Aunque las condiciones humanitarias son graves para todos los civiles que han huído de los combates, las personas a las que se les niega el acceso a zonas controladas por el gobierno y sufren saqueos son particularmente vulnerables", ha lamentado la directora adjunta de HRW para la región de Oriente Próximo, Lama Fakih.

Turquía comenzó el 20 de enero una ofensiva tomar el control de Afrín, dirigida por el Partido de la Unión Democrática Kurda. El 18 de marzo, el presidente Recep Tayyip Erdogan anunció que Turquía y los grupos armados no estatales respaldados por Turquía y Siria habían tomado el control de la capital de la región. Casi 150.000 personas han huido, pero entre 50.000 y 70.000 permanecen en la ciudad.

HRW, citando a fuentes médicas y a residentes, denuncia "condiciones extremas en las áreas bajo control gubernamental y en algunas aldeas en el distrito bajo el control de grupos armados turcos y aliados".

'Laila', una residente de Afrín bajo pseudónimo, ha asegurado que los bienes necesarios son escasos "No hay pan. Estamos comiendo trigo y usando generadores de electricidad. Estoy embarazada y no hay medicamentos ni hospitales a los que pueda acudir", ha lamentado.

Asimismo, 'Laila' ha denunciado que los grupos armados que entraron a la ciudad junto las fuerzas turcas confiscaron propiedades civiles, en algunos casos amenazando a los residentes con la muerte o la violencia.

"Los vi tomar un automóvil, un tractor, con mis propios ojos. Dijeron, 'Simplemente lo necesitamos para algo', pero nunca lo volvimos a ver ... Incluso mi casa, fue saqueada por completo. Los muebles, el cristal [estaban] rotos, el dinero [tomado] ... No queda nada", según la mujer, que ha identificado como responsables a integrantes de los grupos Jaysh al Sharqiyah y Liwa al Fath