HRW dice que una fosa común localizada cerca de Mosul contendría cuerpos de 300 policías

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

HRW dice que una fosa común localizada cerca de Mosul contendría cuerpos de 300 policías

Publicado 17/11/2016 7:08:26CET

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha indicado este jueves que la fosca común localizada la semana pasada en los alrededores de la localidad de Mosul (norte) contendría "probablemente" los cuerpos de al menos 300 policías ejecutados por el grupo yihadista Estado Islámico.

Testigos citados por la organización han indicado que los agentes habrían sido ejecutados por los yihadistas, que les retenían como prisioneros.

"Es otra prueba más de los asesinatos en masa de oficiales de las fuerzas de seguridad por parte de Estado Islámico en los alrededores de Mosul", ha dicho el subdirector de HRW para Oriente Próximo, Joe Stork.

"Estado Islámico debe rendir cuentas por estos crímenes contra la Humanidad", ha agregado. Las ejecuciones se habrían llevado a cabo después del inicio de la ofensiva militar contra el grupo en Mosul.

La fosa común fue localizada en los alrededores de la localidad de Hammam al Alil, situada al sur de Mosul y uno de los principales puntos de ejecución de Estado islámico tras el inicio de la ofensiva.

El informe preliminar del Gobierno iraquí apuntaba a la existencia de al menos cien cuerpos en la fosa, de los cuales 20 eran visibles desde la superficie. Todos ellos estaban atados de pies y manos.

Residentes citados por HRW han agregado que el grupo yihadista ordenó a 2.000 personas dirigirse hacia Mosul y Tel Afar cuando aún controlaba la ciudad.

Uno de ellos, un antiguo policía, ha dicho que logró escapar escondiéndose en una casa de Hammam al Alil, donde habían parado a pasar la noche y a donde habían sido trasladados civiles de ocho localidades cercanas.

Otro de los residentes ha indicado que al menos cien personas fueron trasladadas al lugar de las ejecuciones por Estado Islámico, asegurando que escuchó posteriormente disparos de un arma automática.

La versión ha sido respaldada por un hombre que reside a unos 250 metros del lugar de las ejecuciones, quien ha dicho que durante tres noches seguidas escuchó el disparo de armas automáticas.

Por último, ha añadido que los milicianos llegaron un día a su vivienda y se llevaron a su hermano, un antiguo agente de Policía, para interrogarle, resaltando que no ha vuelto a saber de él.

LAS EJECUCIONES EN HAMMAM AL ALIL

El comité de Derechos Humanos del Parlamento de Irak cifró a finales de octubre en 232 el número de civiles ejecutados por el grupo en el área del sur de Mosul, detallando que 190 habían sido llevadas a cabo en Hammam al Alil.

Previamente, el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Rupert Colville, denunció que los milicianos de Estado Islámico habían matado a decenas de personas en la zona de Mosul durante la semana anterior.

Asimismo, Naciones Unidas denunció a finales de octubre que Estado Islámico está intentando desplazar a los 25.000 habitantes de Hamman al Alil para usarlos como escudos humanos y protección contra los bombardeos aéreos y de artillería.

La localidad, situada a 15 kilómetros al sur de Mosul, contaba con una población anterior de 65.000 habitantes.

La toma de Hammam al Alil se enmarca en la ofensiva anunciada el 17 de octubre por el primer ministro, Haider al Abadi, contra Mosul. El grupo yihadista controla la ciudad desde verano de 2014 y la ha convertido en la capital iraquí de su proclamado califato.

Con cerca de dos millones de personas antes de que comenzaran los enfrentamientos, la ciudad constituye una zona de vital importancia para los milicianos en Irak. No obstante, el Gobierno teme que el asalto a la urbe provoque un éxodo masivo de civiles.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies