HRW exige la liberación inmediata de dos periodistas detenidos en Camboya por cargos "inventados" de traición

Hun Sen
REUTERS / PRING SAMRANG - Archivo
Publicado 13/05/2018 9:50:22CET

La ONG asegura que se trata de una consecuencia más de la represión del primer ministro, Hun Sen

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

La ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch ha pedido este domingo la retirada inmediata de los "inventados" cargos de espionaje formulados por el Gobierno camboyano contra los ex periodistas de Radio Free Asia (RFA) Uon Chhin y Yeang Sothearin, en un comunicado emitido a punto de cumplirse los seis meses exactos de su detención, el 14 de noviembre de 2017.

HRW está convencida de que los cargos contra ambos periodistas son una más de las medidas de represión contra los medios de comunicación ideada y ejecutada por el primer ministro del país, Hun Sen.

"Antes de las elecciones nacionales de julio, el primer ministro Hun Sen ha estado llenando las cárceles de Camboya con periodistas, activistas y políticos", ha lamentado Brad Adams, director para Asia de Human Rights Watch.

"Como represalia contra Radio Free Asia por sus noticias, el Gobierno se ha inventado absurdas acusaciones de espionaje contra los ex periodistas, que deberían ser liberados de inmediato", ha añadido.

HRW recuerda que desde principios de 2017, el Gobierno ha presionado a medios extranjeros, incluidos RFA y Voice of America (Voz de América) para disminuir su cobertura.

El 12 de septiembre de 2017, RFA decidió cerrar sus operaciones de casi 20 años en Camboya para proteger a su personal de un posible arresto. RFA finalizó todos los contratos de empleo, incluidos los de Uon Chhin, de 49 años, cámara de la oficina de Phnom Penh de la RFA, y Yeang Sothearin, de 35 años, editor de noticias y director de la oficina.

El 22 de septiembre, el Ministerio del Interior avisó de que arrestaría a cualquier ex periodista de la RFA que continuara informando para la RFA. El 14 de noviembre, las fuerzas de seguridad arrestaron a Chhin y Sothearin por, acusaron, haber instalado un estudio de transmisión con el propósito de continuar enviando piezas a la sede de la RFA en Washington. Chhin ha replicado que estaba operando un pequeño negocio de producción de videos de karaoke desde una habitación de hotel.

El 18 de noviembre, un juez de instrucción metió a los detenidos en prisión preventiva bajo sospecha de haber proporcionado "información destructiva para la defensa nacional a un estado extranjero" en virtud del artículo 445 del Código Penal de Camboya. Si son condenados, ambos enfrentan penas de prisión de hasta 15 años.

HRW entiende que, ante el temor de perder las elecciones nacionales programadas para julio, el Gobierno de Hun Sen ha impuesto una represión general, afirmando sin fundamento que los partidos y la oposición son parte de una "revolución" financiada con fondos extranjeros que busca derrocar al Gobierno.

Las acciones del Gobierno han violado el derecho al debido proceso, la libertad de expresión y la libertad de asociación en virtud del derecho internacional de los derechos humanos, según la ONG.

"Para que haya alguna esperanza para la democracia en Camboya, se necesita un medio de comunicación vibrante, abierto y libre", ha indicado Adams. "Pero el periodismo independiente se está convirtiendo en un crimen en Camboya. ¿Cuántos periodistas más serán abofeteados con falsas acusaciones de espionaje, incitación y traición antes de que los gobiernos interesados ipongan sanciones y adviertan a Hun Sen que habrá consecuencias por sus acciones retrógradas?", se ha preguntado.