HRW pide al Papa que evite que el diálogo entre oposición y Gobierno en Venezuela sea una mera "distracción"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

HRW pide al Papa que evite que el diálogo entre oposición y Gobierno en Venezuela sea una mera "distracción"

El Papa Francisco
EUROPA PRESS
Publicado 28/10/2016 21:29:27CET

WASHINGTON, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director de Human Rights Watch (HRW) para las Américas, José Miguel Vivanco, ha pedido al Papa que use su influencia para impedir que el diálogo entre el Gobierno y la oposición en Venezuela sea una nueva "distracción" que permita al Ejecutivo de Nicolás Maduro "ganar tiempo".

Vivanco ha escrito una carta pública a Francisco es la que le pide "respetuosamente" que se asegure de que "existan las condiciones adecuadas para que este diálogo resulte fructífero". "Un diálogo auténtico y de buena fe deberá estar basado en una evaluación objetiva de la crisis política, social y económica que enfrenta el país, y reconocer que el Gobierno tiene la responsabilidad de haber creado esta situación y, por ello, de resolverla", ha indicado.

"De lo contrario", ha sostenido el jefe regional de HRW, "solamente ofrecerá una nueva distracción a las autoridades venezolanas para demorar las medidas urgentes que son necesarias para proteger los derechos humanos y restablecer un mínimo orden democrático en Venezuela".

Vivanco ha argumentado que "un diálogo entre el Gobierno y la oposición en Venezuela no es una conversación entre iguales, sino todo lo contrario" porque "de un lado se encuentra un régimen autoritario que concentra un enorme poder y que lo ha usado deliberadamente para reprimir y cometer abusos contra opositores" y del otro "una oposición que defiende las facultades de una Asamblea Nacional democráticamente electa que es víctima de ataques del oficialismo".

"A la luz de esta asimetría, el punto de partida de cualquier diálogo genuino debería ser un reconocimiento explícito por todos los que se sienten a la mesa de negociación de la responsabilidad del Gobierno de Venezuela", lo que implica, a su vez, que este asuma "compromisos de ejecución inmediata", ha considerado Vivanco.

Así, HRW ha reclamado al Palacio de Miraflores que libere y deje de arrestar "a todos los venezolanos detenidos por motivos políticos"; que garantice que la Asamblea Nacional pueda ejercer sus facultades legislativas; que respete el proceso del referéndum revocatorio "sin nuevas interferencias políticas ni demoras indebidas"; que reconozca que "Venezuela está atravesando una profunda crisis humanitaria".

"El Gobierno de Venezuela no ha demostrado el más mínimo interés en comprometerse a adoptar ninguna de estas medidas, mucho menos en el corto plazo. Por ello, sin una presión internacional fuerte, este nuevo diálogo únicamente servirá para que haga promesas vacías y deshonestas para ganar tiempo, sin resolver los problemas que enfrenta Venezuela, y burlándose de la buena fe de Su Santidad", ha alertado Vivanco.

A este respecto, ha recordado que "esto es exactamente lo que ha sucedido con las iniciativas de diálogo anteriores". "Para asegurar que esto no ocurra nuevamente, instamos respetuosamente a Su Santidad a llevar a la mesa una evaluación objetiva de la situación exigiendo resultados concretos y urgentes como los enumerados anteriormente en esta carta", ha pedido.

SITUACIÓN "CRÍTICA"

La organización humanitaria ha denunciado que, "en función de las visitas frecuentes realizadas por HRW a Venezuela, la situación en el país es crítica", de modo que "no hay tiempo que perder".

Vivanco ha afirmado que Venezuela sufre "una profunda crisis humanitaria" que ha afectado "gravemente" a los derechos a la salud y la alimentación de su población debido a la "severa escasez" de medicamentos y comida. A pesar de ello --ha reprochado-- el Gobierno "no ha articulado ni implementado políticas mínimas adecuadas" para abordar esta situación y "ha perseguido a quienes denuncian la situación humanitaria".

A ello se suman las "las prácticas autoritarias del Gobierno venezolano". "Desde la brutal represión de las protestas contra el gobierno de 2014, las autoridades han recurrido a los tribunales de justicia, que están plenamente subordinados al ejecutivo, para otorgar una fachada de legalidad a la represión de líderes de oposición y ciudadanos de a pie que critican la crisis", ha lamentado.

Además, "el régimen de Maduro ha despojado de sus funciones básicas a la Asamblea Nacional", controlada desde el 5 de enero por la oposición. "Prácticamente todas las leyes adoptadas desde entonces han sido invalidadas por el Tribunal Supremo de Justicia, que se ha convertido en un apéndice del Ejecutivo", ha sostenido.

Mientras tanto, "el Consejo Nacional Electoral, integrado por miembros afines al Gobierno que lo convierten en un órgano totalmente parcial, ha actuado con negligencia supina al ignorar plazos específicos fijados en su propio reglamento, demorando así indebidamente el proceso del referéndum revocatorio", ha añadido.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies