Huelga general en los Territorios Palestinos para condenar la matanza en Gaza

Huelga general en los Territorios Palestinos
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Publicado 15/05/2018 11:09:03CET

MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

Los palestinos han secundado la huelga general convocada para este martes por su presidente, Mahmud Abbas, para protestar por la represión israelí de las manifestaciones celebradas el día anterior en la Franja de Gaza, que dejó un saldo de 60 muertos y más de 2.700 heridos, todos palestinos.

El parón se ha hecho efectivo en Gaza y Cisjordania, incluido Jerusalén Este. "Las tiendas permanecen cerradas, mientras que los funcionarios, trabajadores del sector privado y estudiantes se han quedado en casa", ha indicado la agencia de noticias palestina Maan.

Por otro lado, el diario israelí 'Yedioth Ahronoth' ha informado de que grupos de palestinos han impedido que los camiones circulen por el paso de mercanías situado en Kerem Shalom, que ha reanudado su actividad este martes después de sufrir un incendio el lunes en el marco de los disturbios en la Franja.

Abbas declaró tres días de luto y llamó a la huelga general para este martes después de la matanza perpetrada en Gaza, la peor en un solo día desde que el 30 de marzo comenzaron las manifestaciones de cara a la 'Nakba' ('Castástrofe'), que se celebra este 15 de mayo y conmemora el inicio del éxodo palestino por la creación del Estado de Israel. Desde entonces cerca de un centenar de palestinos ha muerto sin que haya ni una baja israelí.

Las protestas del lunes se exacerbaron coincidiendo con la ceremonia inaugural de la nueva Embajada de Estados Unidos en Israel, que ha sido trasladada de Tel Aviv a Jerusalén. Esto supone el reconocimiento de la ciudad santa como capital israelí por parte de la potencia norteamericana, lo cual rompe el único punto de consenso internacional: que el estatus de Jerusalén, que ambas partes reivindican como propia, debía decidirse en un eventual diálogo de paz.

Unos 40.000 palestinos se concentraron el lunes a lo largo de la frontera entre la Franja de Gaza e Israel en trece localizaciones distintas desde primera hora y hasta las 17.30 (hora local), cuando Hamás, que ha admitido estar detrás de las protestas, ordenó la retirada.

Testigos consultados por las agencias de noticias palestinas Wafa y Maan han declarado que las fuerzas hebreas usaron gases lacrimógenos y munición real contra los manifestantes. Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), por su parte, han acusado a los palestinos de emplear armas de fuego, cócteles molotov y otros explosivos y de intentar traspasar la valla limítrofe.

El elevado número de víctimas ha suscitado la crítica de toda la comunidad internacional a excepción de Estados Unidos, que una vez más se ha posicionado junto a su aliado Israel. Ambos han culpado a Hamás del baño de sangre por empujar a los palestinos hacia "un terrible riesgo", en alusión a las tropas hebreas. La facción palestina, por su parte, ha llamado a una nueva intifada.