Hungría estudia abandonar el Pacto Mundial de la ONU sobre Migración y Refugiados

Peter Szijjarto
REUTERS / BERNADETT SZABO
Publicado 14/07/2018 1:33:27CET

BUDAPEST, 14 Jul. (Reuters/EP) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto, propondrá que su país se retire del Pacto Mundial de Naciones Unidas sobre Migración y Refugiados porque el acuerdo podría contribuir al flujo de inmigrantes a Europa y obligar a los países a acogerles, según han informado medios húngaros.

El primer ministro nacionalista derechista, Viktor Orban, que fue reelegido por tercera vez consecutiva en abril, ha sido uno de los opositores más fuertes a la política migratoria de la Unión Europea desde que su gobierno cerró las fronteras del sur de Hungría en 2015 para mantener alejados a los inmigrantes.

El Gobierno húngaro, junto con Polonia y República Checa, ha criticado a la Unión Europea por tomar medidas más duras contra la admisión de solicitantes de asilo.

Szijjarto ha señalado este viernes que el acuerdo de Naciones Unidas podría convertirse en parte del derecho internacional y que los gobiernos nacionales deben redactar medidas específicas para su implementación, según ha recogido la agencia de noticias estatal MTI.

Según el ministro húngaro, el texto final del Pacto Mundial sobre Migración y Refugiados "está totalmente en desacuerdo con el sentido común, los intereses de Hungría y la intención de restaurar la seguridad europea".

Si el Gobierno de Orban aprueba la propuesta de Szijjarto la próxima semana, Hungría seguirá lo pasos de Estados Unidos, que se retiró del Pacto Mundial en diciembre debido a preocupaciones sobre su soberanía.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha señalado en una entrevista con el diario británico 'The Sun' que la inmigración estaba cambiando la cultura y que era "muy negativa" para Europa debido a los riesgos de seguridad, utilizando un lenguaje similar al de Orban, que se negó a recibir migrantes por esas preocupaciones.

Con alrededor de 21,3 millones de refugiados en todo el mundo, la Asamblea General de Naciones Unidas, adoptó la Declaración de Nueva York en 2016, en la que acordaron proponer a la Asamblea General un plan de acción para movimientos de inmigrantes y refugiados en 2018.