La importancia de llegar a tiempo

Hospital de la FVF en Bathalapalli
ALBERT URIACH/FVF
India India
Publicado 10/06/2018 9:08:51CET

En el sur de India no todas las familias tienen los medios para llegar al hospital ni entienden la urgencia de hacerlo en ciertos casos

BATHALAPALLI (INDIA), 10 Jun. (Por Joaquín García Serra, pediatra de la Fundación Vicente Ferrer) -

India es un país de grandes contrastes. Recuerdo la sonrisa y alegría que la madre y la abuela de Suma expresaban el día que les dimos de alta. Vino una mañana muy temprano a urgencias, mientras yo estaba de guardia, casi inconsciente.

Nada más llegar, el personal de enfermería inició los cuidados inmediatos y nosotros continuamos con la reanimación. Al parecer le había picado una serpiente mientras iba al baño y los efectos paralizantes empezaron a notarse cuando la niña se despertó para ir al colegio. No llegó al colegio ese día, pero tras una semana y media ingresada en la unidad de cuidados intensivos y la planta de pediatría de nuestro hospital, pudo irse de nuevo con su inmensa cartera colgada a la espalda y la sonrisa en la cara.

Pero la primera vez que me encontré con la cruda realidad del sur del país fue un día a media mañana en la sala de neonatología del hospital de Bathalapalli, uno de los que la Fundación Vicente Ferrer (FVF) tiene en el estado de Andhra Pradesh. Estaba hablando con el jefe de servicio de pediatría, cuando apareció una mujer mayor con un niño en brazos, envuelto en una tela. La mirada de la mujer indicaba que algo iba mal pero, al mismo tiempo, mostraba esperanza, ya que había llegado al lugar que le habían indicado.

Traía a un bebe recién nacido prematuro y, cuando lo destapamos, los ojos apagados y el color cenizo nos indicaron lo peor. Ya no podíamos hacer nada por él. Mi rabia fue a más cuando me explicaron que el niño había nacido solo unas horas antes en un hospital de la vecina ciudad de Dharmavaram, a 15 kilómetros de nuestro hospital.

Tras nacer, los médicos indicaron a la familia que el recién nacido necesitaba cuidados intensivos y que allí no se los podían brindar, y les invitaron a que acudiera al hospital de Bathalapalli para ser atendidos. La abuela y el padre cogieron al niño y se fueron a buscar la forma de llegar hasta allí. Esperaron hasta encontrar la manera más barata y accesible, el autobús, pero cuando llegaron ya era demasiado tarde.

HAY PATOLOGÍAS URGENTES QUE NO SE PUEDEN DEMORAR

A veces, me pregunto por qué hay tantas historias parecidas en mí día a día trabajando en India. Mi conclusión es que, no sólo es difícil y caro encontrar un transporte rápido y seguro para llegar al hospital, sino que también es importante que muchos pacientes, al carecer de una mínima cultura sanitaria, no son conscientes de qué patologías son urgentes, y cuáles se pueden demorar un poco más.

En ocasiones no entienden lo que les explica el médico, y se quedan con la idea de que en el hospital al que han acudido no les pueden solucionar el problema y deben ir a nuestro hospital, porque saben que tiene más recursos. Pero no comprenden que es urgente, y que deben llegar lo antes posible.

Entre los problemas que hemos detectado, ir hasta las instalaciones que la FVF tiene en Bathalapalli lleva mucho tiempo para la mayoría porque las conexiones entre ciudades no son las mejores. Además, cada vez que un miembro adulto de la familia debe acompañar a un menor al hospital, pierde el día entero en el trabajo, con lo que ello supone para la economía familiar (la mayoría de trabajadores cobran un salario diario, que pierden si no acuden).

Estas situaciones dan como resultado una mezcla que llega a ser fatal en determinados casos. La FVF trabaja cada día para solucionar estos problemas. Ya existen ambulancias para transportar a los pacientes entre los tres hospitales que regentan, o para desplazarlos y poder realizar algunas pruebas que están externalizadas.

Hay también proyectada una ambulancia para realizar transporte pediátrico desde los hospitales de los que recibimos pacientes. Y se han hecho cursos para enseñar al personal sanitario a realizar dicho transporte. El futuro es esperanzador.

(Joaquín García Serra ha trabajado durante un año y medio en el equipo de pediatría del hospital que la FVF tiene en Bathalapalli, reforzando la sección de UCI Pediátrica)