El antiguo capitán de la selección de cricket pakistaní jura su cargo como primer ministro

Imran Khan jura su cargo como nuevo primer ministro de Pakistán
REUTERS / AKHTAR SOOMRO
Actualizado 18/08/2018 11:05:34 CET

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Imran Khan ha jurado este sábado su cargo como nuevo primer ministro del país tras la victoria de su partido en las elecciones parlamentarias celebradas el pasado 25 de mayo.

"Juro verdadera fe y lealtad a Pakistán, cumplir con mis deberes y desempeñar mis funciones con honestidad, en la medida de mis posibilidades y siempre en interés de la soberanía, la integridad, la solidaridad y la prosperidad de Pakistán", ha declarado el nuevo primer ministro.

Como muestra de su impulso de las políticas de austeridad, el tradicional menú celebratorio de nueve platos ha sido sustituido por aperitivos para los principales asistentes a la ceremonia, entre ellos el primer ministro interino Nasirul Mulk, el presidente de la Asamblea Nacional, Asad Qaiser, el jefe del Ejército, general Qamar Javed Bajwa, el jefe de Policía, mariscal Mujahid Anwar Khan y el almirante jefe de la Marina, Zafar Mahmood Abbasi.

Khan, líder del partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) y antiguo capitán de la selección de cricket, se ha convertido así en el 22 primer ministro del país desde su independencia.

El líder del PTI ha obtenido 176 votos a favor mientras que su rival en la votación, el presidente de la Liga Musulmana de Pakistán- Nawaz (PML-N), Shehbaz Sharif, ha logrado 96 votos, informa la cadena de televisión Geo News.

El Partido del Pueblo de Pakistán (PPP), la tercera fuerza más votada en las pasadas elecciones, se abstenido de la votación, después de que días antes de los comicios hubiera retirado su apoyo a la candidatura de Sharif.

La elección de Khan se daba prácticamente por garantizada, ya que el PTI se alzó con 151 escaños en las elecciones. Para ser elegido, el líder del PTI necesitaba el respaldo de más de la mitad de los 330 diputados de la cámara.

CONTRA LA CORRUPCIÓN

Khan dedicó ayer sus primeras palabras como primer ministro a luchar contra la corrupción. "Estoy agradecido a Dios y a la nación por darme la oportunidad de traer el cambio que la nación quería. La nación anhelaba el cambio que vamos a traer", hizo saber.

"Le prometo a mi nación que haré una estricta rendición de cuentas. A ningún ladrón se le otorgará una amnistía", añadió antes de reiterar la independencia de su candidatura respecto de la influencia de poderes externos, como el Ejército.

"Llegué aquí después de luchar durante 22 años y no he sido fomentado por ningún dictador militar. Nadie ha sido capaz de chantajearme, ni nadie podrá hacerlo", dijo.

"Y llevaremos a cabo", concluyó, "una rendición de cuentas por el aumento de las deudas del país en los últimos 10 años. Dinero que tenía que haberse gastado en hospitales y que al final ha acabado en manos de algunos individuos".