Incendiadas viviendas de miembros de Ansar al Sharia en Libia

Actualizado 17/12/2013 22:43:54 CET

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Varias viviendas de miembros del grupo salafista libio Ansar al Sharia en la localidad de Ard Zuawa, ubicada en los alrededores de Benghazi (este), han sido incendiadas este lunes en protesta por el asesinato de un integrante de la brigada Saiqa, según ha informado el diario 'The Libya Herald'.

   Mamud al Fituri falleció el domingo tras la explosión de una bomba adherida a su vehículo. Pese a que fue trasladad de urgencia al hospital, donde sufrió la amputación de ambas piernas, finalmente falleció durante la operación.

   Tras el anuncio de su muerte, la familia de Al Fituri anunció que lanzaría una campaña de venganza contra Ansar al Sharia --presunto responsable del atentado-- en la ciudad, en la que además ha sido asesinado durante el día un miembro de las fuerzas de seguridad, si bien ningún grupo ha reclamado la autoría del incidente.

   A finales de noviembre, Ansar al Sharia advirtió de que todo ciudadano libio que no cumpla con la 'sharia' (ley islámica) será combatido por la vía de las armas. Asimismo, subrayó que combatirá contra "aquellos que buscan la democracia y el secularismo, así como contra los franceses (por su presencia militar en el norte de África y su papel como potencia colonial)".

   Así, criticó a las autoridades libias y ha asegurado que la población "sabe perfectamente que eligió a la gente equivocada", al tiempo que tildó de "apóstatas" a los miembros del Gobierno, el Congreso General Nacional y las Fuerzas Armadas. Esta acusación es una de las más graves en el Islam y, en base a algunas interpretaciones extremistas, autoriza la lucha contra dichas personas.

   Libia vive una gran inestabilidad desde la caída del Gobierno de Muamar Gadafi, el 20 de octubre de 2011, debido, sobre todo, a la negativa de las milicias que ayudaron a derrocarle a entregar las armas y unirse a las fuerzas regulares.

   Las milicias que continúan activas han logrado detener en los últimos meses las exportaciones de petróleo, dejando al Gobierno sin su principal fuente de ingresos y haciendo aumentar el temor de que el país se sume en el caos.

   A principios de noviembre, el primer ministro, Alí Zeidan, advirtió de la posibilidad de una intervención militar extranjera en caso de que no se ponga fin a la inestabilidad existente en el país. "La comunidad internacional no puede tolerar un estado, en pleno Mediterráneo, que es fuente de violencia, terrorismo y asesinatos", sostuvo, antes de citar como ejemplo lo ocurrido en Irak.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies