Un cigarro, posible causa del incendio en la residencia de Canadá

Actualizado 25/01/2014 8:28:21 CET

OTTAWA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El incendio de una residencia de ancianos ocurrido en la localidad de L'Isle-Verte, en la provincia canadiense de Quebec, donde han fallecido, al menos, 8 personas, se originó en la habitación de uno de los residentes y pudo ser provocado por un cigarro mal apagado.

   Según fuentes policiales, consultadas por la cadena de televisión canadiense CBC, uno de los residentes pidió permiso a un empleado para salir a fumar un cigarro, éste se negó y poco después se inició el fuego, que ha calcinado por completo el edificio. La cifra de desaparecidos, tras reanudarse las tareas de búsqueda y rescate, sigue siendo de 30.

   Los Bomberos recibieron una llamada de alerta poco después de las 0:30 horas del jueves. En la residencia viven entre 50 y 60 personas y varias fueron rescatadas por la Cruz Roja, entre ellas 20 heridos que fueron trasladados al hospital local y a Quebec.

   El teniente Guy Lapointe, portavoz de la policía provincial de Quebec, ha indicado que las operaciones se están viendo dificultadas por el "frío extremo". De hecho, el lugar seguía congelado después de que los Bomberos regasen la zona para controlar el incendio. Ahora los equipos trabajan con maquinaria que produce vapor para derretir el hielo.

   "Esta es una situación muy difícil para todos", ha dicho Lapointe, quien insiste en que "todo el mundo está trabajando duro, sin quejarse, independientemente de la difícil situación climatológica".

   La alcaldesa en funciones, Ginette Caron, cuyo marido es bombero voluntario, fue una de las primeras personas en llegar a la zona del incendiada, que también obligó a evacuar los edificios cercanos a la residencia. "Todos nuestros pensamientos están con las familias de las personas afectadas por esta terrible experiencia", sentenció.

   Por su parte, los dueños de la residencia --que tenía todas las inspecciones de seguridad en regla-- emitieron un comunicado este viernes extendiendo sus sinceras condolencias a las familias de las víctimas y afirmando que no creen poder reconstruir el edificio tras la tragedia.

   Mientras la ciudad, de 1.500 personas, espera noticias de sus seres queridos, se ha programado una misa para este domingo en la iglesia de St Jean Baptiste. El sacerdote Gilles Frigon ha asegurado que el servicio estará abierto a todo el mundo que quiera acompañarles en este duro momento.

   Por su parte, la Cruz Roja ha hecho un llamamiento para conseguir cerca de 50.000 dólares que estiman que necesitan los afectados por la tragedia. Una cantidad que ha sido aportada este mismo viernes por tres empresas locales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies