India negocia con Bangladesh y Birmania la deportación de 40.000 rohingyas

 

India negocia con Bangladesh y Birmania la deportación de 40.000 rohingyas

Contador
Hombres rohingya de Birmania
REUTERS/SOE ZEYA TUN
Publicado 11/08/2017 16:31:19CET

NUEVA DELHI, 11 Ago. (Reuters/EP) -

India está manteniendo conversaciones con Bangladesh y Birmania acerca de sus planes de deportar alrededor de 40.000 rohingyas que están viviendo en el país de forma ilegal, según ha afirmado este viernes un portavoz del Gobierno con el que, además, han hablado los distintos gobiernos estatales para comunicarle su intención de colaborar.

Más de 75.000 rohingyas han huido a Bangladesh desde el 9 de octubre, después de que un grupo armado llamado Harakah al Yaqin atacara la frontera de Birmania, lo que provocó una ofensiva en la que el Ejército fue acusado de asesinato y violación a civiles rohingyas. La situación se ha agravado porque, una vez en Bangladesh, muchos rohingyas cruzan la frontera a India.

"Se está discutiendo de forma diplomática con ambas partes, tanto con Bangladesh como con Birmania", ha dicho K.S Dhatwalia, portavoz del ministro del Interior.

El Gobierno indio ha afirmado que de toda la población rohingya que vive en el país, tan solo 14.000 personas están registradas con ACNUR, lo cual convierte al resto de estos inmigrantes en ilegales y susceptibles de ser deportados ya que India no es signatario de las convenciones dictadas por la ONU en relación a la situación de los refugiados. De modo que, ninguna ley nacional defiende este asunto.

El secretario de Estado del Interior indio, Kiren Rijiju, ha dicho en el Parlamento, este miércoles, que el Gobierno Federal había obligado a los gobiernos estatales a "identificar, a nivel de cada distrito, a los extranjeros que se encuentren allí de manera ilegal para proceder a su deportación". Rijiju ha asistido recientemente a un evento en Birmania, pero no se ha confirmado si durante esa visita trató el asunto.

Sin embargo, un alto funcionario del Gobierno bangladesí, que se ha quejado de sentirse desbordados por el gran flujo de refugiados, ha dicho que Nueva Delhi les estaba ayudando a solucionar esta crisis.

Amnistía Internacional ha valorado que deportar a la población rohingya y abandonarles sería una medida "desmesurada". Por su parte, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha dicho que estaba "intentando encontrar hechos que justificasen" los planes de India para deportar a estas personas.

La mayoría de los rohingyas que viven en el norte de India se encuentran en los estados de Jammu Uttar Pradesh, Haryana y Delhi, mientras que en la zona sur se concentran principalmente en Hyderabad y en el este se han centralizado en Rajastán.

La Cámara de Comercio e Industria en Jammu, capital de invierno de Jammu y Cachemira, el único estado de India con mayoría musulmana, estableció la expropiación generalizada en abril, cuando amenazó con "identificar y matar" a rohingyas si el Gobierno no los deportaba.

En India se menosprecia a los rohingyas, al tratarse de un país en el que prácticamente toda su población, 1.3 miles de millones de habitantes, viven luchando por recursos y oportunidades de trabajo. Todo ello sin contar con que el nacionalismo y la islamofobia también han contribuido a alimentar el odio hacia ellos.

Desde los años 90, decenas de centenares de rohingyas han huido a Bangladesh ante las persecuciones sufridas por parte de la mayoría budista que vive en Birmania.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies