Indignación en Alemania por un fotomontaje de Merkel en una revista polaca con un desnudo falso

Actualizado 26/06/2007 19:32:24 CET

BERLÍN, 26 Jun. (EUROPA PRESS/ Clara U. Molina) -

Políticos alemanes de las diferentes facciones expresaron hoy su indignación ante la publicación en la portada de la revista polaca 'Wprost' de un fotomontaje de la canciller alemana, Angela Merkel, dando de mamar con un busto falso al presidente y al primer ministro polaco, los hermanos gemelos Lech y Jaroslaw Kaczynski.

Desde diferentes facciones políticas alemanas se ha considerado "desagradable" el fotomontaje. Por su parte, el jefe de redacción de la publicación semanal defendió la representación en cuestión, según informa el semanario alemán 'Der Spiegel'.

"Los polacos deberían de dejar de pujar por la falta de gusto", apuntó el experto en Exteriores de la Unión Cristiano Social (CSU) Eduard Lintner al periódico sensacionalista alemán 'Bild Zeitung'. "La sátira encuentra su límite allí donde se topa con la dignidad ajena", dijo el político.

Sobre la "consternación" habló el representante del grupo parlamentario polaco germano, Markus Meckel. "Polonia ha perdido en los últimos meses muchos amigos y amigas", apuntó. "El país debiera de cuestionarse seriamente en el futuro cómo retoma alianzas y amigos", dijo.

Ante la polémica despertada, el jefe de redacción de la publicación, Stanislaw Janecki, defendió la representación y dijo haber pensado "que era una pequeña gracia". "La mujer de la caricatura es más atractiva y amigable que la verdadera madre", apuntó el periodista en relación a Merkel como la 'Madrastra de Europa'. El falso cuerpo semidesnudo de la canciller fue tomado de una modelo de 21 años, según fuentes del semanario polaco.

Sin embargo, como informan medios alemanes, no es la primera vez que el semanario en cuestión publica controvertidas imágenes manipuladas sobre personajes alemanes. Aunque no con un semidesnudo, la publicación polaca también caricaturizó al ex canciller Gerhard Schroeder junto al presidente ruso, Vladimir Putin, a propósito del gaseoducto, o a Erika Steinbach, una de las representantes de los alemanes expulsados de Polonia que piden indemnizaciones por sus posesiones allí abandonadas.