Inmigrantes advierten a Trump de que seguirán llegando a EEUU pese a las trabas

Inmigrantes hondureños en México
REUTERS / HENRY ROMERO
Publicado 04/04/2018 17:11:25CET

MISSION (ESTADOS UNIDOS), 4 Abr. (Reuters/EP) -

Inmigrantes que han sido detenidos en las últimas horas, justo al mismo tiempo que Donald Trump amenazaba a los países de origen y tránsito si no actuaban de forma contundente contra os flujos ilegales, han advertido al presidente que seguirán llegando a Estados Unidos a pesar de las nuevas trabas ideadas por su Gobierno.

Edwin Valdez, un joven de 20 años procedente de El Salvador, fue detenido el martes junto a otros cuatro inmigrantes en Valle del Río Grande, Texas. Llegaron el martes por la mañana guiados por un traficante que les abandonó . Tras caminar durante horas por una reserva de vida silvestre, fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza.

Ese mismo día fueron arrestadas un total de 61 inmigrantes en la zona, incluido Valdez. La mayoría eran centroamericanos pero también había diez chinos que fueron capturados con la ayuda de un perro rastreador en una plantación de caña de azúcar.

Algunos de los inmigrantes consultados dicen que no se inmutaron por las palabras de Trump. De hecho, Valdez ya cruzó la frontera en 2016. Fue detenido tras vagar cuatro días por el desierto. Pasó seis meses encarcelado y finalmente fue deportado. Hace unos días volvió a emprender la travesía para huir de las amenazas de las pandillas salvadoreñas.

"La necesidad obliga a las personas a dejar sus países para poder darle una vida mejor a sus familias (...) Por eso la gente está dispuesta a sufrir todo esto", ha explicado.

Para inmigrantes como José Romero, de 27 años, que atravesó México oculto con su hija de 8 años en un camión, las amenazas de Trump tampoco surten efecto. Puso rumbo a Estados Unidos porque en Honduras apenas ganaba cuatro dólares al día como campesino. No le daban para mantener a una familia de cinco miembros. "Seguirán viniendo", ha afirmado.

En los meses posteriores a la llegada de Trump a la Casa Blanca, la cantidad de inmigrantes capturados en la frontera con México disminuyó drásticamente. Pasaron de 42.400 en enero de 2017 a 15.700 en abril, según datos oficiales de Washington.

Sin embargo, las detenciones han vuelto a subir. En los primeros meses de 2018 llegaron a niveles cercanos a los vistos durante el último año de la Presidencia de Barack Obama, que entregó el mando a Trump el 20 de enero del año pasado.

La llegada de familias y de menores no acompañados es una preocupación particular. En marzo, la cifra superó la de los tres años anteriores y la del "año fiscal 2014, cuando tuvimos una crisis", ha contado a Reuters Manuel Padilla, jefe de la Patrulla Fronteriza en el sector del Valle del Río Grande.

Padilla ha explicado que las familias con niños, que representan un 49 por ciento de las capturas totales, son más difíciles de deportar rápidamente porque deben pasar por un juez. Esta práctica de "atrapar y liberar" ha sido muy criticada por Trump.

NUEVAS AMENAZAS

Trump publicó el martes una serie de 'tweets' en los que amenazó a México con dinamitar las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA o TLCAN) y con cortar "la ayuda exterior a Honduras y a los países que permitan" que la caravana de inmigrantes que marcha hacia Estados Unidos continúe.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto contestó en un comunicado que "México no promueve la migración irregular" y recordó que esta 'Viacrucis del Migrante' se produce cada año desde 2010 para "llamar la atención sobre el fenómeno migratorio" y, como en ocasiones anteriores, las autoridades mexicanas han actuado "con estricto apego" a la ley.

Por su parte, el portavoz de la Presidencia de Honduras, Ebal Díaz, ha expresado la "indignación" del Gobierno por lo que considera "una alusión injusta" a la nación centroamericana. "Honduras seguirá trabajando y creciendo con o sin el apoyo del presidente Trump", ha aseverado.

Horas después, Trump dio un paso más y anunció que pretende desplegar tropas en la frontera para que permanezcan allí hasta que el muro esté construido. "Vamos a proteger nuestra frontera con nuestros militares. Es un gran paso", dijo el magnate neoyorquino.