Inmigrantes detenidos en Japón inician una huelga de hambre tras la muerte de uno de ellos

Publicado 17/04/2018 8:51:34CET

TOKIO, 17 Abr. (Reuters/EP) -

Un grupo de inmigrantes recluidos en centros de detención para extranjeros en Japón ha iniciado en los últimos días una huelga de hambre, en respuesta a la muerte de uno de ellos la semana pasada por las precarias condiciones en las que se encuentran.

Un inmigrante indio de unos 30 años murió el pasado viernes en un centro de detención ubicado al norte de Tokio, en un aparente caso de suicidio. Fue encontrado en las duchas con una toalla enrollada en su cuello. Aún respiraba cuando fue trasladado al hospital pero finalmente murió allí.

Kimiko Tanaka, una activista que trabaja con los presos de este centro de detención, ha explicado a Reuters que llevaba cuatro meses recluido y que el día antes le habían negado su liberación.

Varios detenidos empezaron el domingo a rechazar la comida, un gesto que en estos días ha ido sumando adeptos, de acuerdo con Daisuke Akinaga, portavoz del centro. Mitsuru Miyasako, otro activista, ha indicado que ya hay más de cien personas en huelga de hambre.

"Queremos saber quién va a asumir la responsabilidad por esta muerte", ha dicho el inmigrante iraní Majid Seyed Nejat. Ya son 14 las muertes ocurridas en estos centros desde 2006. Cuatro de ellas, sin contar esta última, han sido catalogadas como suicidios.

Organizaciones de defensa de los Derechos Humanos y activistas han denunciado el trato a los inmigrantes en estas instalaciones. En concreto, se han quejado de la falta de atención médica, incluso en emergencias. El año pasado otros cien extranjeros hicieron huelga de hambre en centros de Tokio y Nagoya en señal de protesta.

La inmigración es un tema sensible en Japón, que presume de ser un país cultural y étnicamente homogéneo. De acuerdo con el Ministerio de Justicia, hay 17 centros de detención que albergan a 1.317 inmigrantes y no reconoce que haya problema alguno.

Contador