El IRA sigue recabando datos de sus enemigos con fines políticos

 

El IRA sigue recabando datos de sus enemigos con fines políticos

Actualizado 01/02/2006 17:28:00 CET

DUBLIN, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ejército Republicano Irlandés (IRA) ha dejado de reclutar y entrenar a nuevos miembros pero todavía sigue recabando datos de sus enemigos y sigue implicado en actividades delictivas pese a haber renunciado a la violencia el año pasado, según revela el último informe de la Comisión Independiente de Observación (IMC) dado a conocer hoy por los Gobiernos británico e irlandés.

En su último informe, el octavo que realiza esta comisión, se afirma que "no hay pruebas" de que el IRA esté reclutando o entrenando a miembros con fines meramente paramilitares si bien parece que sí que sigue recabando información y datos sensibles sobre sus enemigos con fines meramente políticos y no parece tener intención de atacar a las fuerzas de seguridad.

Los expertos explican que el IRA sigue infiltrándose y robando documento de los servicios de inteligencia británicos, los departamentos gubernamentales y los partidos políticos, actividades que consideran que minan los compromisos de los dirigentes del Sinn Fein, brazo político del IRA, con el uso de "medios exclusivamente pacíficos y democráticos".

Según el informe, el IRA parece no tener "ninguna intención" de abandonar este espionaje que consideran que cuenta con la autorización de la dirección del grupo republicano y que "implica a algunos de sus miembros veteranos". Esto plantea la duda, añaden los observadores, "de si el compromiso a los medios exclusivamente democráticos es pleno".

Por otra parte, el IMC afirma que IRA ha hecho progresos en el cumplimiento de su promesa de desarme y abandono de la lucha armada hecha en julio pasado. En este sentido, los cuatro miembros del IMC- un norirlandés, un irlandés, un británico y un estadounidense-- aseguran ser de la "firme opinión" de que la dirección del grupo republicado está comprometida con seguir un camino exclusivamente político y de que el terrorismo no forma parte de su estrategia.

No obstante, el IMC afirma que miembros del IRA han estado implicados en seis asaltos de los que no se ha informado y algunos de sus miembros parecen estar implicados aún en actividades vinculadas con el crimen organizado, incluido el contrabando de tabaco y combustible y el blanqueo de dinero, mientras que otros parecen estar acabando con sus acciones delictivas.

Pese a todo, el informe considera que el IRA parece "ir por el buen camino", opinión que parecen compartir tanto Londres como Dublín, que consideran este documento positivo y una base sobre la que poder realizar a partir del próximo lunes en Belfast negociaciones para el reestablecimiento de las instituciones de Irlanda del Norte sobre la base del poder compartido por unionistas y republicanos.

RESPUESTA DEL IRA

El IRA, por su parte, negó que esté en posesión de armas pese a su desarme oficial o haber violado ninguno de sus compromisos de paz, tras su anuncio el verano pasado de su desarme y su abandono de la lucha armada.

Respondía así al informe del IMC así como a las declaraciones del responsable de supervisar la entrega de las armas del grupo armado republicano, John de Chastelain.

"El IRA ha cumplido con todos los compromisos públicos que hizo el 28 de julio de 2005. Todas las acusaciones que afirmen lo contrario están políticamente motivadas", afirmó el IRA en un comunicado, subrayando que las acusaciones hechas en este sentido son "falsas".

De Chastelain había declarado poco antes que no había encontrado pruebas que respalden las acusaciones de que el IRA se quedó con parte de su arsenal cuando se desarmó el año pasado. Según explicó el general canadiense, ha realizado una investigación después de que fuentes anónimas de los servicios de seguridad en Irlanda del Norte le dijeran que el grupo republicano no había destruido todas sus armas y explosivos.

Según explicó, la semana se informó a la Comisión Internacional Independiente de Desarme (IICD) de que "algunos individuos y grupos dentro del IRA se habían quedado con armas, incluidas pistolas". No obstante, precisó, "no había indicios de que las cantidades de armas fueran sustanciales".

En un informe a los gobiernos británico e irlandés, De Chastelain afirma que la comisión de desarme "concluye que en ausencia de pruebas de lo contrario, nuestra evaluación del 26 de septiembre sobre las armas del IRA es la correcta" ya que su investigación ha llegado a la conclusión de que "todas las armas bajo su control fueron decomisadas en septiembre". Asimismo, dijo que nada parecía indicar que "la dirección del IRA se esté apartando de sus compromisos del 28 de julio".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies