Las autoridades locales elevan a 500 el número de muertos por los atentados contra la minoría yazadí en Irak

 

Las autoridades locales elevan a 500 el número de muertos por los atentados contra la minoría yazadí en Irak

Actualizado 16/08/2007 7:30:43 CET

BAGDAD, 16 Ago. (EP/AP) -

Las autoridades locales elevaron hasta 500 el número de víctimas mortales por los cuatro atentados suicidas perpetrados, el pasado martes, de forma sincronizada contra la minoría étnica yazadí en el noroeste de Irak.

A pesar de que el ministro de Salud, Zayan Othman, informó de que se han recuperado 250 cuerpos, otras fuentes como el director del Hospital Sinjar, Kifah Mohammed; un capitán del Ejército, Mohammed Ahmed; y el responsable local de Seguridad, Hashim Al Hamadani; hablaron de más del doble de muertos. Sí coincidieron en los datos que se refieren al número de heridos, que cifraron en 350.

Por su parte, el portavoz del Ejército estadounidense, el general de brigada Kevin Bergner, aseguró a los periodistas desde la fortificada Zona Verde de Bagdad que "los coches bomba empleados presentaba todos la marca consistente violenta de Al Qaeda en Irak".

De hecho, el Estado Islámico en Irak, la red terrorista que incluye a Al Qaeda en Irak, distribuyó panfletos la semana pasada en los que advertía a los habitantes de la zona de que era inminente un ataque porque los yazadíes son "anti-islámicos".

Esta etnia había sido criticada desde que algunos de sus miembros apedrearan a una adolescente hasta la muerte el pasado mes de abril porque se había convertido al Islam y huido de su familia con un chico musulmán. La Policía afirmó que la joven, de 18 años, fue asesinada por sus familiares porque desaprobaban la relación.

Un vídeo con imágenes de la muerte de la adolescente fue colgado después en una página web iraquí. Su autenticidad no ha podido ser verificada, pero ataques recientes contra los yazadíes han acusado a insurgentes suníes con vínculos con Al Qaeda de buscar venganza.

Por su parte, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, atribuyó los ataques, en un comunicado, "a poderes terroristas que buscan alimentar el conflicto sectario y dañar la unidad nacional de nuestra gente".

Las bombas estallaron poco después del anochecer cerca de la ciudad de Qahataniya, situada a unos 120 kilómetros al oeste de Mosul, la tercera ciudad más grande de Irak, explicaron el gobernador de la zona, Abdul Rahman Al Shimiri, y el capitán del Ejército Mohamed Ahmed.

El balance de muertos es el más alto desde que el pasado 23 de noviembre murieran 215 personas en un ataque con morteros y cinco ataques con coche bomba en el barrio bagdadí de Ciudad Sadr. También ha sido el que más víctimas ha provocado entre la comunidad yazadí, una antigua etnia kurda y cuyos miembros son considerados infieles por algunos musulmanes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies