Bush no dejará que las urnas estadounidenses influyan en la estrategia militar en Irak, según un portavoz

Actualizado 18/06/2006 22:30:21 CET

WASHINGTON, 18 Jun. (EP/AP) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, sabe que existe una preocupación creciente entre la población estadounidense acerca de la situación en Irak, pero no dejará que las urnas incluyan en su estrategia militar en el país ni en el calendario de retirada de tropas, según un portavoz de la Casa Blanca.

"El presidente entiende hasta qué punto una guerra puede afectar a una nación", explicó el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow. "Por muchas sombras que haya, por muchos hechos, hay que saber cómo ganar. Eso no se puede hacer leyendo las urnas", señaló.

La semana pasada, los legisladores estadounidenses rechazaron un calendario para la retirada de las fuerzas estadounidenses de Irak. Tras tres años de contienda, el nivel de aprobación del presidente Bush se ha reducido hasta el 33%, lo que supone el menor grado de popularidad desde que llegó al cargo.