Explota una bomba en Bagdad al paso del convoy de un destacado clérigo chií hiriendo a varios guardaespaldas

Actualizado 02/03/2007 0:19:55 CET

Las autoridades de Ciudad Sadr y militares estadounidenses e iraquíes estudian crear "una base operacional" en el enclave chií bagdadí

BAGDAD, 1 Mar. (EP/AP) -

Una bomba explotó hoy en la capital iraquí al paso de un convoy en el que viajaba un destacado clérigo chií, Jalal Eddin al Sagheer, que no obstante salió ileso del atentado, no así varios de sus guardaespaldas que resultaron heridos a consecuencia de la explosión.

Al Sagheer, aliado político del primer ministro, Nuri al Maliki, explicó a Associated Press que su convoy fue atacado en una zona predominantemente suní en el suroeste de Bagdad mientras se dirigía al aeropuerto. "Me han vuelto a atacar", confesó, sin querer conjeturar sobre la identidad de sus presuntos agresores, y subrayando que aunque él salió ileso, varios de sus guardaespaldas resultaron heridos.

No es la primera vez que el clérigo escapa fortuitamente de un atentado, ya que sus amplios contactos con políticos le han convertido en objetivo de varios atentados en el pasado, tras sus denuncias persistentes contra insurgentes suníes y aliados de Al Qaeda en Irak.

Por otra parte, las fuerzas militares iraquíes y estadounidenses profundizaron en las negociaciones para extender la nueva operación de seguridad desplegada hace ya tres semanas en Bagdad al barrio bagdadí de Ciudad Sadr, bastión de la milicia chií conocida como el Ejército del Madhi que encabeza el clérigo radical Muqtada al Sadr.

Varios dirigentes políticos de Ciudad Sadr se reunieron hoy con una delegación conjunta de militares estadounidenses e iraquíes para estudiar la creación de una "base operacional" en el distrito, según informó uno de los dos alcaldes de la ciudad, Rahim al Daraji. "Hemos discutido maneras para coordinar y definir el movimiento de estas tropas", aclaró.

A pesar del inusitado día tranquilo que vive hoy Irak, disparos de artillería pudieron oírse en distintos puntos de la capital, entrada ya la noche, a pesar de que en los últimos días fuerzas estadounidenses han rastreado barrios del sur de Bagdad presuntamente empleados para, desde allí, lanzar y perpetrar ataques con coche bomba.

Previamente, un coche bomba explotó en el bastión suní de Faluya, 65 kilómetros al oeste de Bagdad, cerca de un convoy formado por varios vehículos que se dirigía a la boda de un oficial de Policía. Al menos cinco personas murieron y otras diez resultaron heridas, según explicó el Policía, Wessam Mohammad, si bien aclaró que ninguno de los novios resultó herido.

Mientras, en las proximidades de Mahmudiya, 30 kilómetros al sur de Bagdad, el coronel Ali al Dulaimi informó del hallazgo de una fosa común con varios cadáveres de chiíes, sin ofrecer cifras, y presuntamente conocido como "la morgue chií".

Además, un helicóptero militar estadounidense efectuó hoy un "aterrizaje forzado" en el norte de Irak debido, según los primeros datos, a un problema mecánico, según informó el Ejército. Los dos pilotos tuvieron que ser evacuados a un hospital militar estadounidense de Kirkuk, según fuentes castrenses que no dieron información sobre la gravedad de sus heridas.

El helicóptero OH-58 Kiowa, que se utiliza sobre todo para misiones de supervivencia y ataques con arma ligera, aterrizó al sur de Kirkuk, según el comunicado del Ejército. "Las primeras informaciones indican que la causa de este aterrizaje forzoso fue mecánica y no un ataque enemigo", señaló.

Asimismo, el Ejército norteamericano informó hoy de la muerte de un marine durante un enfrentamiento en la provincia de Anbar, en el oeste del país. Según informa el Ejército en un comunicado, el marine falleció ayer y estaba asignado a la Fuerza Multinacional del Oeste.

Tropas estadounidenses e iraquíes mataron a diez presuntos insurgentes y descubrieron seis escondites de armas durante operaciones en la provincia de Diyala en los últimos tres días, según informó el Ejército norteamericano en un comunicado.

Según el comunicado, los diez sospechosos murieron el lunes en Muqdadiya, semillero de milicianos suníes situado 95 kilómetros al noreste de Bagdad. Otras cinco personas fueron detenidas durante la operación.

Además, los soldados descubrieron más de 50 granadas, material para la fabricación de bombas y un camión de bomberos que había sido robado y que se encontraba cargado de explosivos, indicó el comunicado.

Después, el mismo día, encontraron otro escondite en Baquba, capital de la provincia de Diyala, en el que había un sistema completo de mortero y abundante munición, informó el Ejército. El martes, las tropas se incautaron de un coche bomba, explosivos TNT y materiales para la fabricación de artefactos explosivos, también en Baquba.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies