Al Maliki rechaza las explicaciones de Blackwater y subraya que no tolerará "la matanza a sangre fría" de iraquíes

Actualizado 19/09/2007 20:18:24 CET

El Departamento de Estado informa de la creación de una comisión de investigación conjunta estadounidense-iraquí

BAGDAD, 19 Sep. (EP/AP) -

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, rechazó hoy la versión de los hechos del pasado domingo --en los que perecieron 20 civiles-- que ofreció la empresa de seguridad privada estadounidense Blackwater, y subrayó que no tolerará "la matanza a sangre fría" de ciudadanos iraquíes.

Asimismo, el jefe de Gobierno iraquí denunció que el incidente del domingo constituye "el séptimo de ese tipo" en el que se ven implicados empleados de Blackwater, "violaciones", reconoció que "deberían ser abordadas". "No toleraremos el asesinato de nuestros ciudadanos a sangre fría", advirtió Al Maliki.

Según éste, la versión de Blackwater de los acontecimientos "no es exacta". "Nuestra información indica que se cometió una infracción", recalcó el mandatario iraquí, además de valorar la necesidad de "formar una comisión para indicar al mundo si lo muertos eran personas armadas o inocentes".

Blackwater ha insistido en que sus empleados actuaron en defensa propia y que aquellos abatidos no eran civiles sino milicianos armados que amenazaron, asegura la firma, a personal del Departamento de Estado a bordo del convoy. "Blackwater lamenta cualquier pérdida de vida humana, pero este convoy fue atacado violentamente por insurgentes armados, no civiles, y nuestra gente cumplió con su trabajo de defender vidas humanas", subrayó la portavoz de la compañía, Anne E. Tyrrell, en un comunicado.

El portavoz de la Embajada estadounidense en Irak, Mirembe Nantongo, explicó que los contratistas implicados en el tiroteo todavía permanecen en territorio iraquí, aunque declinó hacer más comentarios por la investigación en curso para esclarecer los hechos.

Al Maliki confirmó además que "el trabajo de esta empresa ha sido interrumpido para conocer las razones" detrás del tiroteo del domingo, después de que un convoy del Departamento de Estado norteamericano fuera objeto de un atentado con bomba en el oeste de Bagdad, e indicó que los diplomáticos estadounidenses podrían utilizar los servicios de otras empresas de seguridad para garantizar su seguridad en el país árabe.

El Departamento de Estado norteamericano contrata los servicios de Blackwater en Irak, junto a los de otras dos firmas: Dyncorp, con sede en Falls Church, estado de Virginia, y Triple Canopy, con sede en Herndon, también en el estado de Virginia.

Horas antes, se informó de que Estados Unidos ordenó a sus funcionarios en Irak, incluidos los diplomáticos, que suspendan todos los recorridos terrestres en el país ya que la disposición emitida implica el confinamiento de los funcionarios estadounidenses en la fortificada 'Zona Verde' de Bagdad de la que sólo podrán salir empleando un helicóptero hasta nuevo aviso.

COMISIÓN CONJUNTA

Por otra parte, el Departamento de Estado norteamericano informó hoy de la creación de una comisión de investigación conjunta estadounidense-iraquí para investigar el incidente ocurrido en el oeste de Bagdad el domingo pasado.

Así lo confirmó el portavoz del Departamento de Estado, Tom Casey, sin querer valorar los hechos ocurridos. "Estamos en conversación con los iraquíes para ver cómo podemos encontrar los mecanismos para investigar esta cuestión de forma conjunta", explicó a los periodistas.

"Hay un número de preguntas que se han remitido y queremos asegurarnos de que tanto nosotros como los iraquíes tenemos la misma serie de hechos sobre la que trabajamos y también que podamos llegar con suerte a algunas conclusiones comunes sobre cómo proceder", aclaró.

Asimismo, Casey adelantó que se informará hoy de la comisión, de cómo sus investigadores procederán a hacer entrevistas a testigos y trabajo de campo, además de cómo se publicarán los hallazgos y conclusiones de la comisión.

Por otra parte, el portavoz explicó que Washington no ha recibido ninguna notificación oficial que prohíba la actividad de Blackwater en Irak, a pesar de que, de hecho, se han restringido sus operaciones, así como los movimientos y recorridos de diplomáticos en el país árabe.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies