Mubarak asegura que pidió a EEUU que no permitiera que Sadam fuera ejecutado el día del Eid al Adha

Actualizado 05/01/2007 14:59:48 CET

JERUSALÉN, 5 Ene. (EP/AP) -

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, ha condenado firmemente el modo y el momento que se escogió para la ejecución del ex presidente iraquí Sadam Husein, coincidiendo con una importante festividad religiosa musulmana, Eid al Adha, y cuestionó la legalidad de la sentencia, aprobada por un tribunal iraquí cuando el país está todavía bajo control estadounidense.

En una entrevista con el diario israelí 'Yediot Ahronot', publicada hoy, Mubarak dijo que cuando parecía ya claro que Sadam iba a ser colgado de manera inminente, envió un mensaje al presidente de Estados Unidos, George W.Bush, pidiendo que no tuviera lugar el día del Eid al Adha.

"No lo hagáis en este momento. ¿Por qué es necesario colgarlo justo en el momento en que la gente está rezando?", lamentó el presidente egipcio en su mensaje a Bush. Además de la insensibilidad a la hora de ejecutar la condena, Mubarak repudió las "impresionantes imágenes, primitivas imágenes" de Sadam siendo increpado por sus guardias, y después cayendo con la soga al cuello, que se hicieron públicas el mismo día del ahorcamiento.

"Fue vergonzoso y muy doloroso", expresó el presidente egipcio durante la entrevista, realizada ayer en Sharm el Seij, horas antes del encuentro con el primer ministro israelí, Ehud Olmert. "No voy a decir si Sadam merecía la pena de muerte o no. Tampoco voy a ir a la cuestión de si el tribunal es legal, bajo la ocupación", indicó Mubarak. "Nadie olvidará nunca las circunstancias y la manera en que Sadam fue ejecutado. Lo han convertido en un mártir, mientras continúan los problemas en Irak", agregó.