Irak necesitará más de una década para retirar todos los explosivos de Mosul, según la ONU

Contador
Oeste de la ciudad de Mosul
REUTERS
Publicado 15/02/2018 5:31:45CET

GINEBRA, 15 Feb. (Reuters/EP) -

La localidad de Mosul quedará afectada por las minas y otras bombas sin activar durante más de una década, según ha afirmado este miércoles Peh Lodhammar, director del programa para Irak del Servicio de Minas de Naciones Unidas (UNMAS).

"Calculamos que pasará una década hasta que la zona occidental de Mosul haya sido limpiada. La densidad y complejidad no permitirá que la limpieza sea terminada en meses o tan siquiera en años", ha dicho.

En este sentido, ha resaltado que la destrucción de Mosul ha dejado cerca de once millones de toneladas de escombros, estando alrededor de dos tercios de los explosivos sepultados por los mismos.

"Hemos visto munición lanzada desde aviones, bombas de 500 libras, que entran 15 metros bajo tierra o incluso más. Sacar una de estas piezas es cuestión de días, a veces de semanas", ha manifestado.

El UNMAS retiró el año pasado 45.000 explosivos y 750 artefactos explosivos de fabricación artesanal en Irak, incluidos 25.000 en la zona occidental de Mosul. Áreas como Faluya y Sinyar necesitan ayuda en el desminado.

Los trabajadores de desminado encontraron la semana pasada una fábrica de explosivos de Estado Islámico con proyectiles de mortero, munición de artillería, granadas de mano, cohetes y cerca de 250.000 componentes electrónicos.

"Parecía como su un tornado hubiera pasado por una tienda de electrónica", ha valorado Lodhammar, quien ha recalcado que despejar edificios como el hospital --que fue sede del grupo yihadista-- es fundamental para restaurar los servicios básicos.

"En este lugar retiramos 2.500 artefactos explosivos, desde cinturones explosivos, granadas propulsadas con cohete, proyectiles de mortero, granadas de mano. Lo que nombres, estaba ahí", ha dicho.

La mayoría de los artefactos de fabricación artesanal están colocados en viviendas privadas o en intervalos regulares de hasta diez kilómetros de largo, con uno ubicado cada dos metros.

"Los artefactos de fabricación casera no son nuevos. Lo que es nuevo es la complejidad que vemos y la densidad. Fabricaron munición y explosivos a escala industrial. Esto es nuevo", ha remachado Lodhammar.