Irak.- Petraeus asegura que el refuerzo del contigente de EEUU en Irak, en cerca de 30.000 soldados, está funcionando

Actualizado 31/08/2007 21:44:47 CET

SIDNEY (AUSTRALIA), 31 Ago. (EP/AP) -

El refuerzo del contingente militar norteamericano, en alrededor de 30.000 soldados adicionales en Irak, según reconoció hoy el máximo representante militar estadounidense en el país árabe, el general David Petraeus, ha permitido observar sobre el terreno, dijo, una disminución de los ataques, y especialmente los atentados con bombas de carreteras, además de haber contribuido a rebajar la influencia de Al Qaeda en Irak.

"Podemos asegurar que hemos logrado un progreso, y obviamente estamos haciendo todo lo que podemos para construir sobre este progreso y creemos que Al Qaeda está recayendo por decir lo mínimo", reconoció en un entrevista al diario 'The Australian'.

Según explicó Petraeus, los asesinatos étnicos y confesionales se han reducción en un 75 por ciento desde el año pasado, al tiempo que se ha duplicado el número de armas decomisadas a los insurgentes entre enero y agosto --el refuerzo de soldados comenzó a llegar el pasado febrero--, además de una reducción del número de bajas entre tropas de la coalición por atentados con bombas de carretera, además de un aumento en las detenciones y muertes de milicianos de Al Qaeda en Irak, algo que, dijo, ha hecho que la milicia pierda influencia entre las comunidades suníes.

EL CONTINGENTE REFORZADO CONTINUARÁ

Por este motivo, Petraeus aseguró que el contingente reforzado continuará, en su actual número que asciende a 162.000 militares desplegados en Irak, durante varios meses adicionales, y posteriormente el nivel de tropas se reduciría, aunque, de momento, las fuerzas de la coalición, explicó, tratarán de asegurar los logros conseguidos hasta ahora.

El general estadounidense, cuya base está en Bagdad, aseguró que la estrategia para erradicar a la insurgencia en Irak, ha hecho que las tropas norteamericanas pasen de realizar una tarea defensiva a impulsar una labor activa en la persecución de milicianos, pasando de ser defensoras a perseguidoras, matizó.

No obstante, y tras aludir a la situación "macabra" en algunas zonas de Bagdad de antes, donde se encontraban cientos de cadáveres cada semana --2.100 en diciembre de 2006 en todo Irak--, reconoció que la violencia "es todavía demasiado acusada", aunque subrayó su creencia de que el nivel de violencia en agosto en Bagdad, "será una cuarta parte menos de lo que era".

El próximo de 10 de septiembre, Petraeus, y el embajador en Irak, Ryan Crocker, presentarán sendos informes ante el Congreso, que serán remitidos al presidente, George W. Bush, sobre la evolución del conflicto en Irak y cuyas conclusiones se espera que perfilen la estrategia a seguir en Irak. El propio Bush presentará su propio informe, cinco días después.