Progubernamentales y opositores coinciden en dos manifestaciones paralelas en Bagdad

Actualizado 11/06/2011 8:42:51 CET

BAGDAD, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Cientos de personas se manifestaron este viernes en a plaza Tahrir de Bagdad para pedir al Gobierno, del que son partidarios, que ordene la ejecución de los autores de algunos de los atentados interreligiosos más violentos perpetrados en 2006 y 2007. La concentración coincidió en el mismo lugar con la de opositores al Ejecutivo que denunciaban la corrupción, el paro, la falta de servicios básicos y a libertad de expresión.

Entre los progubernamentales figuraban líderes tribales y altos cargos del Gobierno. La televisión estatal solo mostró esta concentración, y obvió la que en a misma plaza protagonizaban unos 200 opositores.

La primera protesta iba orientada a buscar la pena de muerte para, entre otros, Firas Hasan Fleih al Jabouri, acusado de liderar un grupo terrorista que provocó una masacre en una boda en Al Dujail.

Esta misma semana el portavoz del mando de operaciones de Bagdad, Kassim Atta, afirmó que este hombre es un activista pro Derechos Humanos, una condición que podría estar aprovechando para evitar su detención. Al Jabouri y otras 24 personas fueron detenidas el mes pasado en relación con la masacre.

Los partidarios de Ejecutivo del primer ministro, Nuri al Maliki, gritaron "baazistas" al grupo contrario, que respondió que dicha afirmación era "falsa" y "carente de fundamento". El Baaz era el partido al que pertenecía el difunto mandatario iraquí Sadam Husein, así como el actual presidente sirio, Bashar al Assad.

Dos activistas que estaban en la plaza aseguran a la CNN que a menos siete opositores fueron agredidos por progubernamentales armados con palos. La cadena grabó imágenes de un manifestantes que era agredido por varias personas.

Desde el pasado febrero, decenas de miles de manifestantes han participado en una serie de manifestaciones en todo el país para pedir mejoras sociales, y aparentemente inspirados en los levantamientos de Túnez y Egipto. Como consecuencia de estos actos, al menos 20 civiles han muerto y cientos han resultado heridos.