El soldado que pagó para recibir un disparo y evitar regresar a Irak se declara culpable de perjurio

Actualizado 19/09/2007 3:38:53 CET

NUEVA YORK, 19 Sep. (EP/AP) -

El soldado estadounidense que pagó a un tercero para que le disparara en la pierna y evitar así regresar a Irak se declaró ayer culpable de perjurio.

Así, una vez que ha admitido su culpabilidad, Jonathan Aponte, de 21 años, será condenado el próximo mes a un año de prisión. El abogado de Aponte, Marty Goldberg, reconoció que es "una situación triste".

Los hechos ocurrieron el pasado 9 de julio, el día que Aponte debía regresar a sus funciones y día en que recibió un disparo en una pierna. En un principio aseguró que fue disparado por un ladrón, pero posteriormente, cuando la Policía comenzó a interrogarle, cambió su versión.

Aponte explicó a los investigadores que había bromeado con su mujer sobre la posibilidad de recibir un disparo en la pierna para evitar tener que regresar a Irak y que su mujer, aparentemente, le tomó en serio y dijo conocer a alguien que podría hacerlo.

Según las autoridades, Félix Padilla disparó a Aponte en la rodilla a cambio de 500 dólares (366 euros). Por ello, Padilla ha sido acusado de conspiración, asalto y posesión de un arma. Mientras, la esposa de Aponte, Alexandra González, fue acusada de asalto y de falsificar una información policial. Estos dos casos aún están pendientes.

En el caso de Aponte, el soldado argumentó que no podía soportar el estrés del combate, pero los fiscales determinaron que no había participado en enfrentamientos, sino que desempeñó su puesto en una base militar como empleado de suministros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies