El Parlamento iraquí dice que su país no puede controlar las actividades de los rebeldes kurdos

Actualizado 24/10/2007 22:54:46 CET

DAMASCO, 24 Oct. (EP/AP) -

El presidente del Parlamento iraquí, Mahmud al Mashhadani, advirtió hoy de que su país no puede controlar las actividades de los rebeldes kurdos, pero prometió acabar con cualquier apoyo logístico que reciba el grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), así como buscar una solución pacífica al actual conflicto con Turquía.

En una comparecencia ante los medios tras reunirse en Damasco con su colega sirio, Mahmoud al Abrash, Al Mashhadani reclamó que "hasta que el Gobierno iraquí sea capaz de controlar la seguridad en Bagdad", otros países no podrán pedir a Irak "que controle las fronteras".

Sin embargo, matizó que esto no exime a Irak del "deber nacional de no servir como sede o de no apoyar, de cualquier manera, a organizaciones que puedan perjudicar a cualquier país vecino".

Al Mashhadani exigió el cese de todas las operaciones logísticas cuyo fin sea ayudar al PKK y e instó a "cooperar con todas las partes implicadas para encontrar una solución pacífica a esta crisis".

Asimismo, el presidente del Parlamento advirtió de que cualquier intervención militar por parte de Turquía implicará repercusiones económicas negativas para este mismo país, el cual, según señaló, tiene 400 empresas inversoras en el Kurdistán iraquí. Por otro lado, calificó de "inaceptable" la decisión del Parlamento turco de permitir la persecución de los rebeldes del PKK en territorio iraquí.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies