Ahmadineyad desprecia las resoluciones de la ONU sobre el caso iraní al considerarlas papel mojado

Actualizado 24/10/2007 20:12:00 CET

TEHERAN, 24 Oct. (EP/AP) -

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, desestimó hoy las resoluciones de Naciones Unidas (ONU) que imponen sanciones contra Irán refiriéndose a éstas como "papeles sin valor alguno", y reiteró que su país no va a abandonar su derecho a enriquecer uranio y a producir combustible nuclear.

Ahmadineyad hizo estas declaraciones mientras el nuevo negociador nuclear iraní, Saeed Jalili, y su precedesor, Ali Larijani, se reunían por segundo día consecutivo con el Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana, en Roma, para tratar el programa nuclear iraní.

Dos rondas sancionadoras de la ONU han fracasado ya en su objetivo de persuadir a Irán para que ponga fin al enriquecimiento de uranio, una tecnología que puede usarse para producir combustible nuclear para generar electricidad o materiales para una cabeza nuclear.

"El así llamado dossier en el Consejo de seguridad no es más que un montón de papeles que no tienen valor alguno", dijo Ahmadineyad refiriéndose a las resoluciones de la ONU sobre Irán. "Pueden añadir papeles de esos sin valor todos los días porque no tienen efecto sobre la voluntad de la nación iraní", insistió Ahmadineyad, según infomó la televisión estatal iraní.

Ahmadineyad dijo que el caso iraní ha sido devuelto a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y que su país no aceptará ninguna limitación de su programa nuclear fuera de lo que establece el Tratado de No Proliferación Nuclear de la AIEA. "Si un grupo (de países) quiere determinar el nivel de nuestros derechos fuera de lo que establece la AIEA, nunca lo aceptaremos, y eso es ilegal", consideró. "No queremos una pizca más que nuestros derechos y no vamos a renunciar a ellos", aclamó.

Reiteró que su país seguirá cooperando con la AIEA, pero que no negociará su derecho a enriquecer uranio. "Estamos dispuestos a dialogar, pero no negociaremos sobre nuestros derechos nucleares, porque eso significa renunciar a parte de nuestros derechos como nación".

Ahmadineyad señaló que la decisión de su Gobierno de reanudar el enriquecimiento de uranio el pasado año adelantó su programa nuclear y obligó al mundo a reconocer que Irán está en posesión de tecnología nuclear. "En un tiempo hablaron de que teníamos 20 centrifugadoras. Ahora quieren pararnos en 3.000 centrifugadoras", dijo. Según Irán, 3.000 centrifugadoras se encuentran en funcionamiento en su planta de enriquecimiento de uranio de Natanz y pretende elevar este número hasta 54.000 centrifugadoras, el nivel de un programa de enriquecimiento a escala completa.

El presidente iraní despreció la amenaza de nuevas sanciones por parte del Consejo de Seguridad contra su país, diciendo que tales sanciones sólo harán a Irán más autosuficiente. "Las sanciones no nos afectan. Sólo nos han hecho más poderosos", sentenció.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies