Irán amenaza con una posible respuesta "desagradable" a las nuevas sanciones impuestas por EEUU

Actualizado 06/07/2015 1:39:29 CET

DUBAI, 31 Ago. (Reuters/EP) -

El ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, ha asegurado este domingo que la respuesta del país hacia nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos podría ser "desagradable".

Zarif ha asegurado este domingo que Irán responderá a la sanciones " si lo considera necesario", según ha dicho la agencia de noticias estatal, IRNA. "Tenemos que tomar medidas que podrían ser desagradables para la otra parte", ha dicho aunque no ha concretado cuáles serían estas medidas.

Zarif ha añadido que las sanciones se han implementado para apaciguar a los "grupos de presión en Estados Unidos contrarios a un acuerdo sobre el rpograma nuclear". Generalmente, las autoridades iraníes utilizan esta frase para referirse a los grupos israelíes.

Los líderes iraníes se han mostrado consternados ante el anuncio de nuevas sanciones a varias empresas iraníes y extranjeras, bancos y aerolíneas, realizado el pasado viernes por las autoridades estadounidenses. Las sanciones se impondrán a causa de la violación de las sanciones anteriores impuestas en relación al desarrollo de su programa nuclear.

Este sábado el presidente iraní, Hassan Rouhani afirmaba que las nuevas sanciones son poco constructivas y que van en contra del espíritu de las negociaciones, aunque añadía que no se sentía pesimista.

El grupo 5+1, que integran Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania, e Irán acordaron a finales de julio darse cuatro meses más para tratar de llegar a un acuerdo definitivo sobre el programa nuclear iraní y tratar de poner fin al contencioso nuclear iraní tras admitir ambas partes que persistían "diferencias significativas".

Durante las conversaciones lograron cerrar un acuerdo preliminar a finales de noviembre pasado en Ginebra de seis meses de duración, que se podría prorrogar seis meses más si ambas partes lo aceptan.

En virtud del mismo, el régimen iraní se comprometió a congelar parte de su programa y retroceder en sus partes más polémicas a cambio del levantamiento de algunas sanciones económicas impuestas por la UE y Estados Unidos, incluido no enriquecer uranio por encima del 5 por ciento.

El acuerdo definitivo contemplaría que Irán pueda mantener un programa de enriquecimiento de uranio dentro de unos términos pactados y limitados. A cambio, Irán debe despejar todas las dudas sobre la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies