Irán imputa nuevos cargos por "propaganda" contra una mujer británico-iraní condenada en el país

Mensaje de apoyo a Nazanin Zaghari-Ratcliffe
REUTERS / HANNAH MCKAY - Archivo
Publicado 21/05/2018 16:00:00CET

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Irán presentaron durante el fin de semana nuevos cargos por "propaganda" contra la ciudadana británico-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe, condenada a cinco años de cárcel en el país por cargos relacionados con la seguridad.

La campaña a favor de la liberación de Zaghari-Ratcliffe ha detallado en las redes sociales que la mujer compareció durante el fin de semana ante un tribunal y que se le comunicó que "espere otra condena" por estos nuevos cargos.

"Nazanin recibió permiso para hablar con el embajador británico (en Irán, Rob Macaire) y le pidió que presente una nota diplomática protestando contra este nuevo caso judicial.

La campaña ha afirmado que la mujer recordó durante la vista que "no ha visto a su padre desde hace dos años" y resaltó que "ha sido una buena prisionera en nombre de su bebé".

"Pido al juez que cierre este nuevo caso y me conceda la libertad bajo fianza para que pueda ir a casa, tener otro hijo y una vida normal", manifestó, tal y como ha recogido la cadena de televisión británica BBC.

En octubre de 2017, las autoridades de Irán presentaron nuevos cargos contra Zaghari-Ratcliffe por presuntamente haberse unido a organizaciones que trabajan para derribar al Gobierno y por supuestamente participar en una manifestación frente a la Embajada de Irán en Londres.

Días después, el fiscal general de Irán, Abbas Yafari Dolatabadi, afirmó que la carta enviada por el ex primer ministro británico David Cameron pidiendo la liberación de la ciudadana británico-iraní "demuestra sus lazos con el Gobierno".

Zaghari-Ratcliffe fue detenida junto a su hija de dos años en abril de 2016 en el Aeropuerto Internacional Imam Jomeini, cuando intentaban regresar a Londres tras dos semanas en la capital, Teherán.

La mujer trabaja para la cadena de televisión británica BBC y la organización Thomson Reuters Foundation, vinculada a la agencia británica de noticias Reuters, que gestiona proyectos humanitarios a nivel mundial, si bien no opera en Irán.

Las autoridades iraníes aseguraron entonces que la mujer "estaba empleada por medios extranjeros y servicios de Inteligencia" y la acusó de fomentar "un golpe blando" contra el país.

En los últimos dos años, Irán ha detenido a más de una decena de ciudadanos con doble nacionalidad por cargos relacionados con la seguridad del país.