Irán niega cualquier relación con los dos presuntos terroristas detenidos en Canadá

Actualizado 23/04/2013 13:29:43 CET

DUBAI, 23 Abr. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Irán ha negado este martes cualquier relación con los dos presuntos terroristas de Al Qaeda que fueron detenidos ayer lunes en Canadá en el momento en que supuestamente preparaban un atentado contra la red ferroviaria y ha denunciado que las acusaciones en este sentido de la Policía Montada forman parte de la "hostilidad" del Gobierno canadiense contra su país.

La Policía Montada del Canadá anunció ayer lunes la detención en Montreal y Toronto de dos personas de nacionalidad no canadiense supuestamente "dirigidos y guiados por elementos de Al Qaeda en Irán" y que presuntamente planeaban un atentado contra un tren de pasajeros en la zona de Toronto, pero también advirtió de que no había indicios de que tuvieran el apoyo de ningún Estado.

"No se ha proporcionado ninguna prueba relativa a las personas detenidas ni a las acusaciones", ha declarado el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, quien ha asegurado que los planteamientos de Al Qaeda son contrarios a los de la República Islámica de Irán, que se oponen a "cualquier tipo de violencia que ponga vidas en peligro".

"En los últimos años, el Gobierno radical de Canadá ha puesto en práctica un proyecto de acoso contra Irán y está claro que esto forma parte de estas actuaciones hostiles", ha proseguido el portavoz, citado por la agencia de noticias Mehr.

Canadá endureció sus relaciones diplomáticas con Irán el pasado mes de septiembre en respuesta a su programa nuclear, a su hostilidad hacia Israel y a su supuesto apoyo a grupos terroristas.

En Irán rige un sistema teocrático chií muy alejado del fundamentalismo suní de Al Qaeda, pero fuentes gubernamentales de Estados Unidos han denunciado que la ciudad iraní de Zahedán, muy cerca de las fronteras con Pakistán y Afganistán, se ha convertido en santuario y base de operaciones de una red próxima a Al Qaeda poco conocida.

Según las mismas fuentes, esta célula no opera bajo protección del Estado iraní y, de hecho, las autoridades de este país mantienen su propio conflicto armado con elementos de Al Qaeda y con el grupo insurgente suní Jundolá, autor de importantes atentados mortales en Zahedan y en otros puntos de Irán. Teherán ha asegurado que Jundolá está relacionada con Al Qaeda y cuenta con el apoyo de Pakistán y de Estados Unidos.

CANADÁ

En rueda de prensa, la Real Policía Montada (RCMP) aseguró ayer lunes que los detenidos eran Chiheb Esseghaier, de 30 años, y Raed Jaser, de 35, dos ciudadanos no canadienses residentes en las zonas de Montreal y Toronto, respectivamente, cuyo objetivo era intentar descarrilar un tren de pasajeros en la zona del Gran Toronto.

"La RCMP sospecha que Chiheb Esseghaier y Raed Jaser habían conspirado para cometer un atentado respaldado por Al Qaeda contra un tren de pasajeros de la VIA", declaró un alto responsable de la Policía Montada, James Malizia, en referencia a la compañía ferroviaria de pasajeros de Canadá. "Si se hubiera cumplido lo planificado, varias personas inocentes habrían podido morir o resultar gravemente heridos", precisó Malizia ante los periodistas en Toronto.

El objetivo de los sospechosos era una ruta ferroviaria concreta, y no un tren concreto, ha indicado la RCMP, que no ha precisado el destino del tren. Poco antes, fuentes de seguridad estadounidenses informaron de que las autoridades habían frustrado un atentado contra la vía ferroviaria entre Toronto y Nueva York, pero la Policía canadiense no ha confirmado este extremo.

"Aunque la RCMP cree que estos individuos tenían capacidad e intención de cometer estos actos criminales, no se advierte una amenaza inminente para la población en general, para los empleados del ferrocarril, para los pasajeros ferroviarios o para las infraestructuras", ha añadido.

El atentado "estaba definitivamente en su fase de planificación, pero no era inminente", ha agregado la Policía Montada, que ha precisado que la operación ha sido efectuada en estrecha colaboración con la Policía Federal de Estados Unidos (FBI).

REDADAS EN TORONTO Y MONTREAL

Este mismo lunes, los medios canadienses habían adelantado la noticia de la detención de dos hombres en el curso de unas redadas en Toronto y Montreal, las dos ciudades más extensas del país, y después de un año de investigaciones relacionadas con la planificación de un "importante atentado terrorista".

La operación, según la Canadian Broadcasting Corporation (CBC), ha sido efectuada por la RCMP, los Servicios de Inteligencia en Seguridad de Canadá, la Agencia del Servicio Fronterizo de Canadá y otros organismos de seguridad, en coordinación con el Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos y el FBI.

Fuentes de seguridad estadounidenses han asegurado que estas detenciones no guardan ninguna relación con el atentado con bomba de la semana pasada en Boston.

En cambio, las detenciones de este lunes recuerdan la participación de ciudadanos canadienses en el asalto islamista efectuado el pasado mes de enero contra una planta de gas en Argelia, en el que murieron cerca de 30 rehenes y varias decenas de terroristas.

Aparte, más de una decena de hombres fueron detenidos en 2006 en la zona de Toronto por planificar antentados con bomba contra varios objetivos canadienses. Once de ellos fueron finalmente declarados culpables de estos cargos.

"Las detenciones de hoy demuestran que el terrorismo sigue siendo una amenaza real para Canadá", ha declarado el ministro de Seguridad Pública, Vic Toews, ante los periodistas en Ottawa. "Canadá no va a tolerar ninguna actividad terrorista y no vamos a servir de santuario para los terroristas ni para los que apoyan las actividades terroristas", ha advertido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies