Obama se confiesa "muy preocupado" tras el discurso de Jamenei y advierte de que "el mundo está observando"

Actualizado 20/06/2009 3:44:41 CET

NUEVA YORK, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró ayer que está "muy preocupado" después del discurso pronunciado por el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, que exigió el fin de las manifestaciones postelectorales. El mandatario norteamericano advirtió de que "el mundo está observando" la evolución de los acontecimientos en Irán.

En declaraciones a la cadena CBS, Obama aclaró que los miles de manifestantes que han tomado en los últimos días las calles de Teherán no protestan contra los países occidentales, como apuntan las autoridades iraníes en un intento por "distraer" a la opinión pública. A su juicio, "lo que se ve en Irán son cientos de miles de personas que creen que sus voces no fueron escuchadas y que protestan pacíficamente buscando justicia".

En este sentido, señaló que "el mundo está observando" y está de lago de "quien busca justicia de una forma pacífica", ya que en cierto modo "es un valor universal por el que lucha el pueblo norteamericano" y la actual administración. "Y estoy muy preocupado, en base al tono de algunas declaraciones que se han hecho, por que Irán reconoce que el mundo le está observando", afirmó el inquilino de la Casa Blanca, quien cree que Teherán reacciona tanto por interés nacional como de cara al observador extranjero.

No obstante, y para evitar cualquier crítica por injerencia, Obama subrayó que el conflicto "no es un asunto de Estados Unidos u Occidente contra Irán, sino del pueblo iraní", que en parte quiere "abrir" nuevos caminos. "Nosotros respetamos la soberanía de Irán y el hecho de que corresponde a su pueblo tomar estas decisiones", aseveró, según un comunicado de la Casa Blanca.