Rice asegura que EEUU está comprometido con la diplomacia pero "nunca" descarta ninguna opción sobre la mesa

Actualizado 20/09/2007 1:10:49 CET

JERUSALÉN, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, reconoció al término de su reunión en Jerusalén con su homóloga israelí, Tzipi Livni, que la vía diplomática para lograr que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio puede funcionar, aunque reconoció que Washington "nunca" descarta ninguna alternativa, incluida la posibilidad de una acción militar contra Irán.

Rice reiteró el compromiso de la Administración estadounidense para impulsar las negociaciones diplomáticas que logren resolver el contencioso nuclear iraní, aunque subrayó que "tampoco nunca descarta ninguna opción sobre la mesa" --lo que incluiría implícitamente la opción militar-- y tampoco, dijo, se puede "negociar sin más" con un país cuyo presidente aboga por borrar a Israel del mapa.

Según la jefa de la Diplomacia estadounidense, para que ésta funcione "tiene que ser de doble vía para que Irán pueda perseguir una resolución pacífica a esta cuestión y tiene que enseñar sus dientes" ya que "el Consejo de Seguridad de la ONU y otras medidas están enseñando sus dientes" también.

Desde Turquía, el subsecretario de Estado, Nicholas Burns, pidió hoy a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y a los aliados de Estados Unidos impulsar una tercera ronda de sanciones contra Irán por su negativa a renunciar a su programa de enriquecimiento de uranio.

"Estamos trabajando para intentar sancionar de nuevo a Irán y esperamos contar con el apoyo de Rusia y China y de otros países en el Consejo para ello", explicó durante una visita a Turquía, informa la agencia AP. "Tenemos un apoyo muy importante de Francia y Reino Unido en este sentido", agregó. Asimismo, Burns explicó que encabezará una reunión este viernes que contará con la participación de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad "para abordar los elementos de la tercera resolución", que podría tratarse la próxima semana en Nueva York, coincidiendo con la sesión ministerial anual de la Asamblea General de la ONU.

Sin embargo, el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, aseguró hoy que Moscú rechaza más sanciones contra Irán porque podrían perjudicar, adujo, el acuerdo suscrito entre el Ejecutivo de Teherán y la Agencia Internacional para la Energía Atómica para aclarar cuestiones pendientes del programa atómico iraní.

El diplomático advirtió de las "crecientes tensiones, ya sea adoptando una nueva resolución (...) o incluso con discusiones o desarrollo de planes" para impulsar una acción militar contra Irán, no beneficia a la resolución del contencioso, subrayó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies