Solana se reúne mañana con Lariyani para conocer la respuesta a la oferta internacional de incentivos

 

Solana se reúne mañana con Lariyani para conocer la respuesta a la oferta internacional de incentivos

Actualizado 10/07/2006 22:52:01 CET

BRUSELAS, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, se reúne mañana en Bruselas con el negociador iraní sobre cuestiones nucleares, Ali Lariyani, con el objetivo de conocer cuál es su respuesta al paquete de incentivos presentado por la comunidad internacional con el objetivo resolver la crisis provocada por el programa nuclear de Irán.

Lariyani, que es secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, llegará a la sede del Consejo a las 9:45 de la mañana. Está previsto que la reunión dure unas cuatro horas, al término de las cuales Solana y el negociador iraní darán una rueda de prensa conjunta. Lariyani y Solana ya celebraron el pasado jueves una cena privada que fue calificada por los europeos de "buen comienzo" y "primer paso" para encarar las negociaciones sobre la crisis nuclear.

Para mañana, el Alto Representante espera recibir del negociador iraní "elementos de la respuesta" al paquete de incentivos de la comunidad internacional. Lariyani, de visita en Italia, volvió a decir este lunes que, antes de contestar, deben aclararse las "ambigüedades" de la oferta europea, y dio a entender que no habrá una reacción formal antes de la reunión del G-8 este fin de semana en San Petersburgo. Pese a la advertencia de la comunidad internacional de que "no jueguen con el tiempo", diversos miembros del Gobierno iraní han reiterado que no enviarán su respuesta formal hasta finales de agosto.

Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Alemania y Reino Unido han ofrecido a Irán un paquete de incentivos para que renuncie al enriquecimiento de uranio. Solana viajó en persona a Teherán en junio para entregar la oferta a las autoridades iraníes. Éstas aseguran que el enriquecimiento es exclusivamente para usos civiles pero la comunidad internacional teme que acabe utilizándolo para la fabricación de la bomba nuclear. Aunque no han rechazado en ningún momento la oferta, se muestran reticentes a aceptarla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies