Irán tacha de "movimiento antagónico" el bloqueo de activos gubernamentales

Actualizado 07/02/2012 9:31:36 CET

TEHERÁN, 7 Feb. (Reuters/EP) -

   El Gobierno de Irán ha calificado de "movimiento antagónico" la decisión de Estados Unidos de endurecer las sanciones que afectan al Banco Central iraní y conceder a los bancos estadounidenses la capacidad de congelar los activos del Ejecutivo de la República Islámica, si bien ha añadido que estas medidas no le afectarán.

   "Es un movimiento antagónico (...), una guerra psicológica que no tiene impacto alguno (...). No es nada nuevo, lleva pasando más de 30 años", ha dicho el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Ramin Mehmanparast.

   La tensión entre Teherán y los países occidentales aumentó el mes pasado, cuando Washington y la Unión Europea impusieron unas medidas punitivas que afectaban a la capacidad de Irán para vender petróleo. Este país es el segundo exportador de crudo más importante del mundo.

PROHIBIR LA EXPORTACIÓN DE CRUDO A LA UE

   Después de que la UE aprobara el embargo petrolero el 23 de enero, la República Islámica aseguró que respondería imponiendo sus propias sanciones, pero el debate parlamentario que iba a realizarse el 30 de enero para decidir si se dejaba de vender crudo a los países europeos fue aplazado.

   Sin embargo, la orden ejecutiva firmada por el presidente estadounidense, Barack Obama, ha indignado a los diputados iraníes, que han anunciado este martes que van a acelerar la aprobación de un proyecto de ley que prohibirá la exportación de petróleo iraní a algunos países de la UE mucho antes de que entre en vigor, en julio, el embargo acordado en Bruselas.

   "En respuesta a la decisión, con respaldo sionista, de algunos países europeos de prohibir el petróleo de Irán, estamos dispuestos a imponer una prohibición de las exportaciones de petróleo a algunos países europeos", ha declarado un parlamentario, Mohammad Javad Karimi-Qoddusi, citado por la agencia de noticias Fars.

   El diputado Parviz Sarvari ha señalado que el texto "está casi terminado" y que "obligará al Gobierno a suspender inmediatamente la exportación de petróleo a la UE", además de "prohibir la importación de cualquier producto procedente de la UE". Sarvari ha destacado que la mayoría de los legisladores apoyan este proyecto de ley.

CONTINUARÁN CON EL PROGRAMA NUCLEAR

   Mehmanparast ha aclarado que el régimen de los ayatolás no tiene intención de modificar o suspender las actividades nucleares de Irán pese a la presión internacional. Aunque muchos países sospechan que éstas tienen como fin la fabricación de armas, Teherán mantiene que solo pretende producir energía.

   "Las sanciones no tendrán ningún efecto sobre nuestra trayectoria nuclear y ellos" (los países occidentales) "no conseguirán sus objetivos", ha asegurado el portavoz. "Nuestra historia ha demostrado que las sanciones, que son totalmente ilógicas, han acelerado el progreso de nuestra nación", ha destacado.

   En una carta enviada al Congreso de Estados Unidos, Obama ha explicado que los bancos iraníes están ocultando sus transacciones para mitigar el efecto de las sanciones internacionales.

   Antes, los bancos estadounidenses estaban obligados no a bloquear y congelar, sino solo a rechazar las transacciones iraníes. La nueva orden ejecutiva exige a las instituciones estadounidenses que embarguen los activos estatales iraníes con los que se encuentren.

   Se desconoce el valor total de los activos iraníes que se verían afectados, pero Mehmanparast ha afirmado que "Irán no realiza transacciones financieras" con Estados Unidos.

   Washington y sus aliados han estado aumentando la presión sobre Irán para impedir que el Gobierno tenga acceso al capital y a los ingresos por la venta de petróleo y así se vea obligado a volver a participar en las negociaciones sobre su programa nuclear.

   Mehmanparast ha adelantado que va a enviar una carta a la Alta Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, sobre la reanudación de las conversaciones con el Grupo 5+1. La última ronda, celebrada en enero de 2010, fracasó porque Teherán se negó a suspender su programa de enriquecimiento de uranio.

   "Irán siempre ha acogido con agrado las conversaciones provechosas y constructivas (...), pero siempre hemos dicho que nuestros derechos (nucleares) no son negociables", ha subrayado el portavoz.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies