Teherán debería recibir garantías de que no será atacada para allanar las negociaciones nucleares, según Hans Blix

Actualizado 31/08/2007 22:44:04 CET

WELLINGTON, 31 Ago. (EP/AP) -

Irán debería recibir garantías de que no será atacado por Estados Unidos, además de un compromiso para normalizar las relaciones bilaterales entre Washington y Teherán, con el objeto de allanar las negociaciones sobre el contencioso iraní que plantea su programa atómico y, especialmente, su programa de enriquecimiento de uranio, reconoció hoy el antiguo inspector jefe de la ONU, Hans Blix.

Tal acercamiento, a su juicio, constituiría "una apuesta por la diplomacia, como ha podido verse en el caso de Corea del Norte", incidió, y algo que no se ha visto, dijo, con Irán. "Al contrario, tenemos tres portaaviones estadounidenses en el Golfo Pérsico que los iraníes pueden ver como algo de lo que necesitan protegerse en un futuro", explicó a los periodistas desde Wellington.

Blix, actual presidente de la Comisión de Armas de Destrucción Masiva de Suecia, subrayó su creencia de que "los medios no militares pueden ser mejores" para tratar de resolver el contencioso iraní que supone para países como Estados Unidos, Francia y Reino Unido, entre otros, el programa nuclear del régimen de los ayatolás.

Por este motivo, creyó necesario garantizar a los iraníes de que no necesitan su programa nuclear e incidió en que, en el caso de Corea del Norte, los países vecinos han impulsado negociaciones para garantizarle de que no necesitaba armas nucleares para protegerse ni garantizar su seguridad, algo que insistió "cambió el clima (de confianza) de alguna manera".

"Las potencias negociadoras están dispuestas a dar una garantía a Corea del Norte de que no será atacado desde el exterior y, de forma implícita, una garantía de que no se pujará por un cambio de régimen", admitió. "Estos dos elementos no han sido abordados, hasta donde yo se, en el caso de Irán", indicó Blix.

El antiguo inspector de la ONU explicó que si la principal razón de las naciones para desarrollar su propio programa atómico ha sido el de "garantizar su seguridad", otros países deberán asegurarles de que estarán seguros, aún sin tener armas atómicas.

Por otra parte, consideró que un acuerdo en Oriente Próximo en contra de la "producción de uranio o plutonio enriquecido" podría llevar a un marco distinto en las actuales negociaciones con Irán. "Significaría que Israel, que tiene armas nucleares (basadas en el plutonio), no produciría más plutonio y no podría fabricar más bombas con plutonio", agregó.

Blix viajó a Nueva Zelanda para participar en una conferencia de la Organización de la Cruz Roja, así como asistir a la celebración del Ejecutivo neozelandés del vigésimo aniversario de la aprobación de la ley que prohibió las armas nucleares y los buques de funcionamiento nuclear en su territorio.